En un comunicado emitido ayer por la tarde, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, (MEDSAP)-Marea Blanca, en la que participa la federación vecinal, además de pedir la expulsión de su actual cargo, solicita la “inhabilitación para cualquier cargo público” de Dolores Rubio.

Lo hace al considerar que con sus indicaciones la directora gerente vulnera la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de información y documentación clínica, norma que reconoce que el paciente tiene derecho a la información asistencial (art. 5: Titular del derecho a la información asistencial), algo que se amplía a las personas vinculadas por razones familiares. Rubio, “que vive del servicio publico y no de los encargos políticos, propuso que el traslado de los pacientes al controvertido e innecesario denominado como Hospital Isabel Zendal no se comunicara a los familiares hasta que no estuvieran saliendo del Hospital Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares” recuerda la MEDSAP.

Por otro lado, subraya la vigencia del Decreto 51/2010, de 29 de junio, del Consejo de Gobierno por el que el paciente debe ser informado y dar su consentimiento al traslado de hospital “ya que puede acogerse a la libertad de elección de médico de familia, pediatra y enfermero en Atención Primaria, de Hospital y de Atención Especializada en el Sistema Sanitario Público de esta Comunidad de Madrid”.

Por último, “las actitudes de Dolores Rubio, atentan contra el Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que dice que los directivos serán ejemplo con comportamientos humanizadores hacia el paciente. Todo lo anteriormente relatado, supone un maltrato a los pacientes y sus familias a los que se debe”.