“Probablemente el incendio fue intencionado, dado que se produjo alrededor de las 11 de la noche, justo en el lugar en que se encuentra nuestro monolito conmemorativo [en la confluencia de la calle Los Morales con Atapuerca]”, afirmaron los primeros vecinos en advertir el incendio, que con cubos y mangueras mantuvieron el fuego a raya hasta la llegada de los bomberos. Con su acción, evitaron que el fuego se extendiera a lo largo de todo el parque o, lo que podría haber sido mucho peor, que llegase a los muchos vehículos que se hallaban estacionados a lo largo de la calle de los Morales.

Desgraciadamente, indica la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto en un comunicado, “la lamentable situación del parque, desatendido y ninguneado por el Ayuntamiento de Madrid y la Concejalía de Carabanchel, a los que se les ha pedido hasta la saciedad el desbroce y ajardinamiento del parque, no hacía presagiar nada bueno y más en un verano tan caluroso”. “Lo que nadie esperaba es que el fuego se produjese en el punto más neurálgico del parque y tan próximo a las viviendas y a las decenas de coches que diariamente se encontraban aparcados en sus proximidades”, subrayan.

La mayor zona verde del PAU de Carabanchel, el Parque Manolito Gafotas, trascurre paralelo a la M-40 durante sus 2 Kilómetros de longitud. Concebido como barrera acústica y medioambiental de las viviendas, pese a tener más de una década de existencia el espacio no solo continúa sin ser ajardinado, sino que incluso se desconoce si se encuentra recepcionado por el Consistorio.

La entidad ciudadana ha denunciado en multitud de ocasiones los usos indebidos del parque, que van desde el vertido de escombros hasta “la invasión de vehículos en sus inmediaciones, que desde hace tiempo y aprovechando el rebaje de las aceras, lo utilizan como parking improvisado”. La maleza también ha supuesto un constante motivo de queja, ya que “desde más de dos años no se ha acometido un mínimo desbroce que limite el riesgo de incendio en un parque que viene siendo atendido por los propios vecinos, quienes celebran regularmente desde 2002 su tradicional arbolada para reivindicar su ajardinamiento y puesta en marcha definitiva”.