En el campo musical, Los Pecos, Camela, Luis Ramiro, Ketito,…son nombres que suenan, aunque muy pocos conocen lo que les une, su denominador común. Todos ellos proceden de uno de los barrios más populares y con más solera de la capital, San Cristóbal de Los Ángeles, en Villaverde. Y es que desde que se creó, sus modestas calles han parido varias generaciones de músicos y artistas, profesionales que se han abierto camino a pesar de la dificultad que implica nacer y formarse en un lugar con altas tasas de desempleo, fracaso escolar y rentas muy humildes. Hoy, estos artistas, como el resto del vecindario de San Cristóbal, tienen un motivo de celebración, su 50 cumpleaños. Para festejarlo, a lo largo de todo este año se están celebrando diferentes actividades. Y en este marco, la asociación vecinal La Unidad de San Cristóbal, una de las entidades más representativas del barrio, con el objetivo paralelo de fomentar la participación ciudadana, convocó hace unos meses a los músicos del barrio “para ver cómo querían apoyar y hacer alguna muestra durante el 50 aniversario”, indica el colectivo en un comunicado.

En varias reuniones “nos plantearon un gran concierto que representara las diferentes músicas que más se escuchan y se practican en este barrio”. Como resultado, la asociación vecinal y el colectivo de músicos, con el apoyo de otras entidades del barrio como la Asociación Educación, Cultura y Solidaridad, la Asociación La Chimenea, el Club deportivo San Cristóbal y las asociaciones de madres y padres de la zona, organizarán un gran festival el próximo sábado 22 de octubre en la plaza de los Pinazo. El evento, que se ha realizado “de manera participada con los grupos musicales” arrancará a las 18h con el coro del CEIP Sagunto, que dará paso a los siguientes conjuntos: Grupo de Sevillanas del Centro de Día, Rimas Rojas, Last Angels, HdeHardcore, Point 81, Máxima Expresión y, por último, Sex & Rock. Para tocar es requisito imprescindible que “alguna persona del grupo sea del propio barrio, así como que formen parte directa de la organización del concierto junto a la asociación vecinal”. El resultado es una interesante mezcla de lo nuevo con lo viejo, de la experiencia con la juventud.

La entidad ciudadana entiende que “la creatividad, mostrada en esta ocasión en forma de música, es primordial para por un lado dar alternativas óptimas y ejemplificantes, así como para mejorar y mostrar al resto de Madrid una imagen diferente de nuestro barrio a la que la gente de fuera no está acostumbrada.