Las gentes de Orcasitas demostraron ayer por la tarde que no están dispuestas a pasar el invierno sin calefacción y que harán todo lo posible para que las administraciones asuman la renovación de su red de distribución calorífica. Según el testimonio del portavoz de la asociación vecinal Meseta, Félix López Rey, “un millar de vecinos llenaron ayer el Centro Cultural de Orcasitas para participar en una asamblea en la que decidimos, sin votos en contra ni abstenciones, dar un plazo de una semana a la Comunidad de Madrid para que nos envíe por escrito una propuesta de solución al problema”. “Si el próximo miércoles a las ocho de la tarde no atienden nuestra reclamación, al día siguiente a las cinco de la tarde, por lo menos 500 vecinos irán en autobuses desde el barrio hasta la Asamblea de Madrid para manifestarse”, sostiene López Rey. Tras la reunión vecinal y en previsión de una respuesta negativa por parte del IVIMA, la institución propietaria de los terrenos sobre los que se asienta la central térmica que abastece de calefacción al barrio, unas 200 personas reservaron plaza en los autobuses.

Orcasitas es el único barrio de Madrid que se autoabastece de energía calorífica al poseer una central térmica que gestionan, desde hace 30 años y de manera voluntaria, los propios vecinos. En los últimos años, éstos han invertido 90 millones de pesetas en renovar e informatizar la instalación, pero ahora las tuberías de la red exterior, las que van de la central a los bloques de viviendas, se caen de viejas. Debido a su deterioro, el barrio ha sufrido 20 cortes de suministro en el último año. Su reparación costaría unos tres millones de euros, es decir, unos 1.300 euros por cada familia, algo inasumible para un barrio que posee la renta per-cápita más baja de la ciudad.

“Al no manifestarnos hoy ante la sede del IVIMA, tal y como se había planteado, hemos dado muestras de buena voluntad y de que queremos llegar a un acuerdo dialogado con la Comunidad”, afirmó esta mañana López Rey. Antes de la asamblea ciudadana, responsables del IVIMA se pusieron en contacto con el portavoz vecinal para indicarle que estaban estudiando la petición ciudadana y que necesitaban más tiempo para dar una respuesta.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid apoya esta lucha de las vecinas y vecinos de Orcasitas y quiere llamar la atención sobre el modelo energético existente en este barrio madrileño, precisamente en un momento en el que la capital padece unos índices de contaminación alarmantes y el Ayuntamiento no ha sido capaz de afrontar con seriedad el problema. La central térmica de Orcasitas, que produce 15 kilovatios/hora y abastece a 2.400 hogares, ha sido puesta como ejemplo en numerosas ocasiones por su optimización del consumo y ahorro energético. De gasóleo en sus primeros tiempos, ahora funciona únicamente con gas natural, aunque en el exterior de la central ya se están instalando paneles solares.