Tal y como indicaron en un comunicado que se leyó al final de la protesta, “a pesar de que no ha terminado el mes de septiembre, los jubilados y pensionistas ya conocemos cuál será la subida de nuestras pensiones para el próximo año, 0,25%. Va a ser el tercer año consecutivo con esta subida, y los que nos quedan por delante, sino lo remediamos, quedándonos únicamente la esperanza de que la inflación no nos castigue demasiado, pues no tenemos ninguna garantía de percibir la posible diferencia de este 0,25 con el IPC que se pueda producir en 2016. Esta es la consecuencia más inmediata de las reformas llevadas a cabo por los Gobiernos en 2011 y 2013”.

Pero la cosa puede ir a peor, auguran: “como en diciembre próximo acaba el proceso electoral, podemos prever que el descanso que hemos tenido este año en recortes de prestaciones de servicios públicos, será nuevamente retomado y asistiremos a nuevas medidas que encarezcan nuestro día a día. En todo caso la profundidad y contenido de esta situación, vendrá condicionada por el alcance a que lleguen los cambios sociales y políticos que empezaron a ser realidad en la pasadas elecciones municipales y autonómicas”.

La aplicación de la Ley de Dependencia, que de forma tan directa afecta a las personas mayores, se ha visto duramente afectada en estos últimos años y actualmente, según datos oficiales, existe una lista de espera de 433.852 dependientes, 91.421 de ellos con dependencia grave o severa. “Con aumentos como el de 75 millones de euros anunciado por el gobierno para 2016, se tardarían 25 años en cubrir a todos los que están esperando” denuncia la Plataforma.

Respecto al sistema público de pensiones, los mayores tienen claro que, en contra de la opinión de algunos políticos, actualmente “no peligra en absoluto”: “el problema es político, no económico. Si existe la voluntad por parte del gobierno de dotar de los medios económicos suficientes al sistema, tal y como se hizo hace tres años con el sistema financiero, su viabilidad está garantizada, como lo están el resto de los servicios públicos que prestan las administraciones”, sostiene la Plataforma, antes de continuar: “Pero es necesaria esa voluntad política que pone por delante las necesidades de la mayoría de la población, colocando en el lugar que le corresponde a personajes como los directivos de la empresas del IBEX 35, alguno de los cuales se atreve a declarar ingresos diarios de 45.000 euros”.

Los mayores subrayan que el Fondo de Reserva de las Pensiones va a cerrar 2015 con una cantidad superior a los 30.000 millones de euros, después de haber utilizado aproximadamente un 50% de la cifra que alcanzó en 2011.

La Plataforma cierra su escrito con un llamamiento a la solidaridad y a la movilización ciudadana: “Es imprescindible que en primer lugar los pensionistas y jubilados, pero también el resto de la clase trabajadora y de las capas populares, tomemos conciencia y defendamos en consecuencia algo tan fundamental y que tanto nos ha costado conseguir como es el derecho a una pensión digna y suficiente al final de nuestra vida laboral”.