Portavoces de algunas de las treinta organizaciones que convocan la manifestación que, bajo el lema Contra el cambio climático, menos CO2, se celebrará el próximo sábado 21 de abril, han presentado esta mañana sus reivindicaciones y han animado a la ciudadanía madrileña a secundar la convocatoria, dirigida a hacer frente a lo que el informe Stern ha calificado como “el mayor y más generalizado fracaso del mercado jamás visto en el mundo”.

Andrés Martínez, responsable de la comisión de Medio Ambiente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), ha anunciado que la manifestación “es el inicio de un movimiento que, en Madrid, no va a parar”. Félix Nieto, portavoz de Globalízate, por su parte, ha subrayado que “la lucha contra el cambio climático va a ser la más importante batalla de nuestra generación. Hablamos de un problema que provoca nefastos efectos no sólo en la sostenibilidad medioambiental, sino en la salud de las personas y en la economía”.

Por su parte, Lucila Sánchez (UGT) ha recordado que en España cerca de 16.000 muertes prematuras se deben al cambio climático y que, de actuar con rapidez, los beneficios de la adopción de medidas superarán con creces sus costes económicos. Por cada empleo que se pierde en sectores como el de la minería del carbón, la progresiva implantación de energías renovables crea cinco nuevos puestos de trabajo, de manera que, de asumir el objetivo de que en el año 2010 el 12% de la energía utilizada sea renovable “podríamos estar hablando de cerca de 150.000 nuevos puestos de trabajo generados”.

Raquel Montón, portavoz de Greenpeace, ha subrayado el hecho de que los datos aportados por el Eurobarómetro correspondientes al mes de abril señalan que a un 93% de los españoles les preocupa el cambio climático; un 92% considera que en España la energía se produce y se utiliza de forma irresponsable y negativa y un 72% cree que hay que cerrar las centrales nucleares. “Todo ello demuestra el apoyo social de nuestras reivindicaciones: la reducción de las emisiones de CO2 en un 12% en 2010; del 30% en 2020 y del 80% en 2050; garantizar que en 2010 el 12% de las energías sean renovables; adoptar un plan de cierre progresivo de las centrales nucleares y la adopción de una reforma fiscal que grave las energías sucias con una revisión de la planificación territorial y del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte”. En este último punto, los portavoces llamaron la atención sobre los perniciosos efectos de la aviación, el sector de transporte que más está creciendo y que más contamina, particularmente los vuelos nocturnos, “motivo por el cual –ha reseñado Martínez- demandamos el cierre nocturno del aeropuerto de Barajas”.

Por todo ello, los convocantes han invitado a la ciudadanía madrileña a secundar una manifestación que “a la luz de los datos aportados por el Eurobarómetro, ya tiene el éxito asegurado”.