El Ayuntamiento de Madrid iba a convertir la última nave que quedaba por rehabilitar del antiguo cuartel militar de Daoiz y Velarde en un teatro infantil y un centro cultural. Las obras, que finalizaron hace cinco años, costaron cerca de 13 millones de euros. Las puertas de la nave, sin embargo, están cerradas a cal y canto y el espacio ha comenzado a deteriorarse (hay humedades, goteras…). Ninguna empresa ha aceptado quedarse con la gestión de un espacio para cuya adjudicación debía hacerse cargo de la construcción de la fosa y la dotación de butacas del teatro. El equipo de Ana Botella, por tanto, ha decidido ceder la gestión a la empresa municipal Madrid Destino, como aseguró el delegado de Las Artes, Pedro del Corral, en la comisión informativa del área del pasado mes de enero.

Desde hacía semanas, los colectivos sociales del barrio habían convocado un acto público que se celebró el 21 de enero en el salón de actos del centro de música Plácido Domingo. El medio centenar de vecinos y vecinas y representantes de colectivos que acudieron a la cita constituyeron la Plataforma Los Cuarteles para el Barrio, recuperando el lema que más de dos décadas antes habían vertebrado una campaña ciudadana para exigir el uso cultural y deportivo del terreno de los cuarteles de Daoiz y Velarde y que, tras numerosas manifestaciones y movilizaciones, logró en gran medida sus objetivos. Veinticinco años después, el teatro infantil y el centro cultural es el último fleco pendiente de esta histórica reivindicación vecinal.

Los principales objetivos de la plataforma son la apertura inmediata del centro con gestión municipal y la apertura de canales de la participación ciudadana para participar en su gestión y programación. No obstante, los vecinos y vecinas mostraron su inquietud ante algunos aspectos de la trayectoria que acompaña a la empresa Madrid Destino y acordaron, entre otras cuestiones, solicitar una reunión inmediata con el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid y con la dirección de Madrid Destino para pedir información sobre el proyecto que tienen para el teatro y presentar las propuestas vecinales. 

También se acordaron las siguientes iniciativas a desarrollar en las próximas semanas:

  • Organización de equipos de trabajo y la elaboración de una propuesta concreta para el centro cultural.

  • Campaña de recogida de firmas por internet y en las calles del barrio para que se tenga en cuenta la opinión de los vecinos y vecinas del barrio a la hora de decidir sobre el funcionamiento y programación del centro y exigir su apertura inmediata.

  • Edición de material audiovisual explicativo.

  • Contacto con los centros educativos del barrio para fomentar la participación de los jóvenes y las familias en la elaboración de las propuestas ciudadanas.

  • Preparación de una exposición sobre la historia de los cuarteles de Daoiz y Velarde y la lucha de los vecinos y vecinas del barrio para conseguir los equipamientos culturales y deportivos.

  • Organizar festivales culturales de música y teatro en los próximos meses.