Detrás de una pancarta con el lema “Vallecas por la convivencia, contra la violencia y el fascismo”, una heterogénea comitiva partió a las 18:00 de la parada de Metro de Buenos Aires para marchar hasta la Junta Municipal de Distrito, en la plaza de Puerto Rubio, tras recorrer la Avenida de la Albufera. Más allá de los familiares y amigos del joven fallecido, que residía en el barrio vallecano del Alto del Arenal, el protagonismo de la marcha lo tuvieron los vecinos del distrito, muy visibles a lo largo de todo el recorrido. Representantes de colectivos vecinales de otros barrios de Madrid, entre los que se encontraban varios miembros de la Junta Directiva de la FRAVM, entidad que apoyaba el acto, también acudieron al mismo.

Activistas de los movimientos sociales de la capital, estudiantes y decenas de jóvenes antifascistas como el fallecido Carlos Palomino completaban una marcha en la que se exigió la ilegalización de organizaciones que, como Democracia Nacional, fomentan el racismo y la xenofobia. “Vosotros, fascistas, sois los terroristas”, “Madrid será la tumba del fascismo”, “No pasarán” y sobre todo “Carlos, hermano, nosotros no olvidamos”, fueron los lemas que más se escucharon.

El ex párroco de la iglesia de San Carlos Borromeo de Entrevías, Enrique de Castro, fue el encargado de poner punto y final al acto con un discurso en el que, tras solidarizarse con la familia del joven de 16 años asesinado, solicitó al Gobierno que frene esta “escalada de violencia fascista”. Subido en un banco de la citada plaza, De Castro leyó un comunicado de las asociaciones vecinales de Vallecas en el que, además de exigir “que todo el peso de la ley caiga sobre los autores de este asesinato y de sus cómplices”, se solicita “la ilegalización de los grupos fascistas violentos y se prohíban las actividades dirigidas a promover el odio contra los ciudadanos en razón de sus ideas, precedencia o raza”.

Crónica de la información en audio

Audio publicado en Más Voces : www.masvoces.org