Antonio Abueitah, de la asociación vecinal de Aluche, no podía ocultar su satisfacción al término de la protesta ante la enorme participación registrada. Lo que en un principio se planteó como una concentración frente al centro de salud Maqueda acabó convirtiéndose en un cortejo que, entre gritos contra Esperanza Aguirre y su modelo sanitario, recorrió varias calles del barrio hasta una parcela que se encuentra entre las calles Illescas y Seseña. Encabezados por una pancarta en la que se podía leer ‘Basta de Espe-culación. Centro de salud y de especialidades ¡ya!’, los manifestantes reclamaron que la Consejería de Sanidad levante de una vez el prometido centro con objeto de reducir la masificación de los centros que existen en la zona.

La AV Aluche llamó la atención sobre la saturación del centro de salud de Maqueda y del centro de especialidades de la Avenida de Portugal. El primero, se halla en unos viejos bajos de viviendas y dispone de salas muy pequeñas. El centro tiene todo tipo de carencias, y por sus dimensiones no puede acoger a una población tan elevada como la de Aluche. Calculan que atiende a 40.000 cartillas. Hace 10 años les prometieron la construcción de dos nuevos centros de salud para paliar esta situación. Hasta el momento sólo han construido uno.

El centro de especialidades de la Avenida Portugal, por su parte, da servicio a cerca de 250.000 vecinos, según los cálculos de la asociación. En muchas ocasiones la presión asistencial es tan grande que muchos vecinos son derivados a un centro de especialidades ubicado en la calle Modesto Lafuente (Ríos Rosas), en la otra punta de la ciudad. La asociación exige, por tanto:

– la inmediata construcción de un centro de salud que logre paliar la actual saturación existente en el centro de Maqueda.– la construcción de un nuevo centro de especialidades.– que el futuro hospital de la cárcel de Carabanchel sea público, y de gestión pública, con camas y especialidades para atender dignamente la población del distrito.– por último, tal y como versaba otra de las pancartas, una ‘sanidad 100×100 pública’.