Hace dos años, un colectivo de vecinos comenzó a movilizarse contra lo que denominan el “subidón del IBI” aprobado por el Ayuntamiento de la localidad, un objetivo que ha dado incluso nombre a la AV ‘Plataforma Ciudadana contra el Subidón del IBI y otras mejoras’. El incremento del Impuesto de Bienes Inmuebles es, a juicio de la entidad, escandaloso. “Sólo en los años 2008, 2009 y 2010 -denuncia- se habrá producido un subidón medio del 96%. Una vivienda media de Majadahonda que en el año 2007 pagaba 400 €, este año está pagando 700 €, el año que viene pagará 850 y en el 2017 llegará a los 1.600€”.

En este tiempo, la asociación ha conseguido, con el apoyo de los vecinos y de los grupos municipales de la oposición, que el Consistorio rectifique los valores catastrales de las 3.000 viviendas protegidas cuyos propietarios han presentado alegaciones al Catastro; que los servicios técnicos del Ayuntamiento remita un informe al Catastro instándole a corregir los valores catastrales de 800 viviendas del casco cuya “calidad constructiva” o “estado de conservación” es inferior a la media de Majadahonda, así como el fraccionamiento del pago del recibo del IBI con una bonificación del 3%.

Pero no es suficiente. El presidente de la asociación, Miguel Moreta, anuncia que “hemos comenzado una campaña de recogida de firmas y movilizaciones hasta conseguir que se pare ya la escandalosa subida del IBI”. Los vecinos de Majadahonda abogan por un “IBI socialmente justo que contemple bonificaciones fiscales a aquellas familias que perciben menores ingresos”, “un incremento del 5% de descuento por domiciliación bancaria y un programa de ayudas para las familias con mayores dificultades económicas ya que en este momento hay personas que cobran una pensión cuya cuantía es inferior a lo que pagan por IBI”.

Con eso objetivos cerca de 800 personas -de las cuales 500 firmaron contra “el subidón”- se concentraron frente a la sede del Consistorio el pasado sábado 21 de noviembre.

En el manifiesto que, en nombre de la asociación leyó su presidente, Miguel Moreta, insistieron en la necesidad de que la ciudadanía sepa en qué se invierte el dinero. “De los 13 millones que se recaudaba por el IBI en el año 2007, hemos pasado a 29 millones en el presupuesto del 2010. Estos ingresos extra no se han empleado para crear nuevos servicios municipales ni para mejorar los existentes: se han usado para disminuir el déficit acumulado por el despilfarro en la gestión del gobierno del PP, del que los vecinos no son responsables”, una afirmación que suscitó el clamor de los asistentes, que coreaban insistentemente: “Manos arriba. Esto es un atraco”.

La asociación volverá a salir a la calle próximamente para seguir recogiendo firmas hasta que el Consistorio retire la polémica medida.