Los dos nuevos alunizajes, que se produjeron contra sendas entidades bancarias de Las Tablas, coincidieron con la toma de posesión de la nueva delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, que tomaba el relevo a Soledad Mestre. Precisamente una de las reclamaciones que la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha hecho pública con la llegada de la nueva responsable es el aumento del dispositivo de seguridad ciudadana en estos barrios, donde la preocupación empieza a instalarse entre los vecinos y vecinas. Haciendo suyas las demandas de las asociaciones vecinales de Montecarmelo y Las Tablas, la FRAVM solicita que se acelere la construcción de la prometida comisaría en la calle Mirador de La Reina y se incremente la vigilancia en ambos PAU.

Con estas peticiones como bandera, las citadas entidades ciudadanas, junto a la asociación de empresarios y comerciantes ASTAMON, organizaron el pasado fin de semana dos concentraciones, en las que participaron varias decenas de personas. La primera tuvo el sábado 25 frente al centro comercial de Montecarmelo. La segunda se celebró el día siguiente en la zona del Torreón, en Las Tablas. En ambas, los colectivos citados recogieron centenares de firmas para pedir la construcción de la nueva comisaría.

“No podemos por más tiempo seguir soportando esta situación, que se hace insostenible para quienes quieren desarrollar un proyecto empresarial, truncado por los delincuentes, y para los vecinos y sus familias, que quieren desarrollar su vida sin sobresaltos”, indicaron las organizaciones promotoras de los actos en un comunicado. La única comisaría de Policía Nacional existente en Fuencarral, que con 284 kilómetros cuadrados es el mayor distrito de Europa en extensión, se encuentra en el barrio del Pilar. Su plantilla no ha modificado el número de agentes desde hace 20 años. 200 policías velan por la seguridad de más de 230.000 habitantes, una cifra que no deja de crecer con el desarrollo de los PAU del norte de la ciudad. “A la falta de recursos de la Policía, que tampoco dispone de los vehículos suficientes, se une el hecho de que Montecarmelo y Las Tablas tienen avenidas muy anchas, lo que suponen unas vías de escape ideales para los delincuentes”, indicó Alberto Navazo, presidente de la asociación vecinal de Montecarmelo, antes de explicar las consecuencias de estos hechos: “el resultado es que cada semana tenemos atracos a farmacias y supermercados, robos a punta de pistola en sucursales bancarias, “cogoteros” (ladrones que, para atracar, se sitúan con armas blancas en “el cogote” de personas que sacan dinero de un cajero automático ) y robos en garajes y trasteros, ya sólo queda que entren en nuestras viviendas”, se quejó. Por todo ello, continuó Navazo, “exigimos de manera inmediata un aumento importante de las plantillas que permita una mayor presencia policial, sobretodo por las noches y los fines de semana, y lo antes posible, la construcción de la prometida comisaría de la calle Mirador de la Reina. También pedimos la creación de otra comisaría en Las Tablas”.

Con objeto de estudiar salidas a la situación de inseguridad creciente en estos desarrollos, el vecindario demandó “a la Delegación de Gobierno, a que con carácter urgente se reúna con las asociaciones de comerciantes, empresarios y vecinos’.