“La presidenta de la Comunidad de Madrid no puede seguir escondiendo la cabeza como un avestruz ante un problema tan grave como este. En una Comunidad verdaderamente libre cuando unos ciudadanos y ciudadanas sufren un daño ese daño es resarcido, y si ese daño ha sido generado por una administración pública, esa administración debe hacerse cargo, debe dar la cara, [y en este caso] se debe sentar con los alcaldes de San Fernando de Henares y de Coslada y coordinar las diferentes áreas de Gobierno para buscar las soluciones que resuelvan el problema”. De esta manera se expresaba esta mañana Quique Villalobos, presidente de la FRAVM, en la Puerta del Sol de Madrid, ante la sede del Ejecutivo autonómico, en el transcurso de una protesta de las familias de San Fernando de Henares afectadas por los desperfectos en viviendas causadas por la línea 7B de Metro. La Federación Vecinal lleva diez largos años apoyando la justa lucha de estos hogares, y hoy no podía faltar a una acción en la que también han participado los alcaldes de San Fernando de Henares y Coslada, Javier Corpa y Ángel Viveros, el varios concejales de la corporación municipal, así como representantes de CCOO, UGT y diputados de formaciones de izquierda de la Asamblea de Madrid.

La Plataforma de Afectados por el Metro ha decidido llevar a la Puerta del Sol su enfado y demanda de una solución urgente a su problema ante la situación crítica que hoy presentan numerosas viviendas y el miedo creciente del vecindario a que estas se vengan abajo. “Son múltiples las viviendas afectadas, tres de ellas están actualmente desalojadas, y probablemente se tengan que desalojar más viviendas en fechas próximas, dado que no sólo el problema persiste después de tantos años, sino que se agrava mientras la Comunidad de Madrid no da una solución definitiva a un problema que la propia Comunidad de Madrid generó, por una pésima gestión de la ampliación de la Línea 7b Metro. Desde que se construyó la línea 7b del metro, más de 350 viviendas han sufrido grietas en sus casas”, sostiene la plataforma en un comunicado que ha hecho público esta mañana durante su protesta.

“Actualmente,-continúa el manifiesto- las viviendas cercanas al pozo de ventilación, en el entorno de la calle Rafael Alberti, están en una situación muy grave y con un gran riesgo. Algunas viviendas han tenido que ser desalojadas y es preocupante la situación de otras. Las obras que están siendo acometidas actualmente por el Gobierno regional en el entorno del pozo de ventilación han puesto en evidencia nuevas afecciones y, además, han agravado otras existentes, siendo prioritaria intervención urgente, puesto que nuestras vecinas y vecinos tienen miedo y están muy asustados/as porque las grietas van a más y la Comunidad de Madrid no pone remedio. Tienen las paredes, el suelo y el techo con enormes grietas y temen que se les pueda caer encima, suponiendo un máximo riesgo para su salud y sus vidas. El suelo de sus casas se desplaza y muchas puertas se encajan y no abren bien. Cada vez hay más daños en las casas, se caen los baldosines, las ventanas se descuadran y no encajan, se rajan las paredes. Hay vecinos que han abandonado sus viviendas y los que siguen tienen miedo de que un día se les caiga la casa encima. Hay que sumar que además de afectar a los vecinos y vecinas que residen en las viviendas afectadas, hay negocios que tienen que cerrar su actividad económica por el riesgo de derrumbe que tienen en sus locales”, puede leerse en su comunicado de denuncia.

A pesar de la gravedad de esta situación y de las reiteradas peticiones del alcalde de San Fernando y la plataforma de afectados, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, aún no se ha reunido con el regidor, y las actuaciones de la Consejería de Transportes e Infraestructuras han resultado completamente insuficientes para resolver el problema. Un buen número de viviendas sigue con desperfectos desde hace años y las actuales obras de consolidación de la red de Metro a su paso por San Fernando de Henares están generando nuevas grietas y otros daños.

Por todo ello, la plataforma de afectados ha reclamado esta mañana un “plan integral de intervención y realojo de forma gradual y adaptativa, ajustándose siempre a las necesidades concretas de los afectados”. “En vista de lo sucedido durante los últimos años, los vecinos no están dispuestos a asumir medidas parciales de ningún tipo”, subrayan en un manifiesto en el que además solicitan “un paquete de indemnizaciones por los daños físicos y psicológicos causados tras más una década de abandono institucional y mala praxis por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid”.

Tras la protesta de esta mañana, hoy a las 18:00 la plataforma fletará varios autobuses desde San Fernando de Henares para trasladar a vecinos y vecinas de la localidad hasta la Puerta del Sol, lugar donde tendrá lugar una concentración para exigir a Ayuso “soluciones urgentes” a su grave problema.

A continuación reproducimos el comunicado íntegro de la plataforma de afectados:

MANIFIESTO DE LOS VECINOS Y LAS VECINAS ANTE EL GRAVE DETERIODO DE SUS CASAS PRODUCIDO POR LAS OBRAS EN LA LINEA 7B DEL METRO.

Vecinas y vecinos que sufren una situación peligrosa, con grietas en sus viviendas y locales, que además se está agravando más y más, cada día, sin que la Comunidad de Madrid presente una solución.

Desde la inauguración de la propia Línea 7B de Metro muchas viviendas han venido sufriendo patologías y desperfectos. Esta situación se ha agravado paulatinamente. En las últimas fechas se están agravando los problemas históricos que padecen desde hace años las vecinas y vecinas afectados por las obras de la Línea 7b de Metro en San Fernando de Henares. Una situación que generó el gobierno presidido por Esperanza Aguirre al intentar realizar unas obras de ampliación de Metro, sin realizar los estudios pertinentes, únicamente preocupados en que fuesen inauguradas por ella misma las nuevas estaciones antes de las elecciones autonómicas, sin tener en cuenta los graves problemas que esta gestión negligente podía ocasionar a muchas vecinas y vecinos de nuestra ciudad.

Son múltiples las viviendas afectadas, 3 de ellas están actualmente desalojadas, y probablemente se tengan que desalojar más viviendas en fechas próximas, dado que no sólo el problema persiste después de tantos años, sino que se agrava mientras la Comunidad de Madrid no da una solución definitiva a un problema que la propia Comunidad de Madrid generó, por una pésima gestión de la ampliación de la Línea 7b Metro. Desde que se construyó la línea 7b del metro, más de 350 viviendas han sufrido grietas en sus casas.

Desde hace más de 13 años las vecinas y vecinos de esta ciudad vienen denunciando las grietas aparecidas en edificios, viviendas, locales y edificios públicos, suponiendo en muchos casos el abandono por parte de la Comunidad de Madrid de sus obligaciones para con las personas afectadas.

Actualmente, las viviendas cercanas al pozo de ventilación, en el entorno de la calle Rafael Alberti, están en una situación muy grave y con un gran riesgo. Algunas viviendas han tenido que ser desalojadas y es preocupante la situación de otras. Las obras que están siendo acometidas actualmente por el Gobierno regional en el entorno del pozo de ventilación han puesto en evidencia nuevas afecciones y, además, han agravado otras existentes, siendo prioritaria intervención urgente, puesto que nuestras vecinas y vecinos tienen miedo y están muy asustados/as porque las grietas van a más y la Comunidad de Madrid no pone remedio. Tienen las paredes, el suelo y el techo con enormes grietas y temen que se les pueda caer encima, suponiendo un máximo riesgo para su salud y sus vidas. El suelo de sus casas se desplaza y muchas puertas se encajan y no abren bien. Cada vez hay más daños en las casas, se caen los baldosines, las ventanas se descuadran y no encajan, se rajan las paredes. Hay vecinos que han abandonado sus viviendas y los que siguen tienen miedo de que un día se les caiga la casa encima. Hay que sumar que además de afectar a los vecinos y vecinas que residen en las viviendas afectadas, hay negocios que tienen que cerrar su actividad económica por el riesgo de derrumbe que tienen en sus locales.

El no afrontar una resolución a esta cuestión, ha derivado en que nuestra ciudad pierda servicios públicos del complejo “el Pilar” puesto que ha creado daños en edificios que prestan servicios a la ciudadanía y que se han desalojado, trasladando estos a otras ubicaciones.

Esta situación es completamente insostenible, las vecinas y vecinos necesitan ver una respuesta a esta problemática tan grave.

Por ello, los vecinos/as afectados exigen una serie de medidas concretas, todas ellas emanadas del consenso colectivo tal y como se expusieron en la última asamblea realizada el día de ayer martes 7 de septiembre. Las medidas son las siguientes:

– Los vecinos exigen a la CAM una solución definitiva para sus viviendas. En vista de lo sucedido durante los últimos años, los vecinos no están dispuestos a asumir medidas parciales de ningún tipo ni a postergar ni un día más los perjuicios físicos y psicológicos sufridos.

– Los vecinos exigen un plan integral de intervención y realojo de forma gradual y adaptativa, ajustándose siempre a las necesidades concretas de los afectados. Este paquete integral de medidas debe contemplar la posibilidad de arreglo definitivo de las viviendas afectas o el realojo de las familias perjudicadas a una vivienda con las mismas condiciones que las que se obtuvieron en el municipio y que fueron destruidas por el Metro de Madrid en su ramal 7B.

– Asimismo exigimos la reparación integral de todos los edificios afectados además de las viviendas, incluyendo zonas públicas, comercios y demás espacios perjudicados por el túnel de la línea 7B de metro.

– Los vecinos exigimos un paquete de indemnizaciones por los daños físicos y psicológicos causados tras más una década de abandono institucional y mala praxis por parte del gobierno de la CAM.

Creemos que estas medidas no solo son necesarias, sino que son justas. Deben proceder con la mayor celeridad posible ante una problemática que crece a pasos agigantados, sin control y con una opacidad que no merecen las familias trabajadoras de un municipio cuyo único pecado ha sido pagar humildemente sus casas, con sus horas de trabajo, con su sudor y esfuerzo. Los vecinos de San Fernando de Henares no se merecen esto, y cada vez son más los afectados que no saben que hacer, que vagan por el desamparo y la incertidumbre.

Hacemos un llamamiento a las instituciones competentes, a que cumplan sus obligaciones, es imprescindible que se actúe en beneficios del bienestar d las vecinas y vecinos, para solucionar el problema de fondo, todas las medidas de rehabilitación en las viviendas serán en vano y los problemas seguirán extendiéndose a otras. El tiempo apremia San Fernando se hunde.