Cuando el “caso Leganés” saltó a la luz pública en 2005, fueron las primeras en salir en defensa de los profesionales del hospital Severo Ochoa frente a las acusaciones vertidas por el que fuera consejero de Sanidad, Manuel Lamela, que destituyó al jefe de Urgencias, Luis Montes, al director médico y al gerente señalándoles como responsables de una práctica continuada de sedaciones irregulares.

Hoy, cuatro años después, las asociaciones vecinales de Leganés siguen dando muestra de su inquebrantable apoyo a los médicos de Leganés. Lo han demostrado esta mañana en una concentración frente a los Juzgados de Plaza de Castilla coincidiendo con la declaración de Manuel Lamela, que ha sido citado por la juez titular del juzgado de instrucción número 43 de Madrid, María del Coro Cillán, tras admitir a trámite la querella de Montes contra el ex consejero por denuncia falsa y falsedad. Junto a él, han declarado los seis médicos de Madrid que Lamela designó a dedo y que elaboraron un informe plagado de errores que apuntaló la tesis de las sedaciones irregulares: son Hernán Cortés, oncólogo del 12 de Octubre; Manuel Gómez Barón, de La Paz; Dolores Crespo, del Ramón y Cajal; Francisco López Timoneda, del Clínico San Carlos; Isidoro Álvarez, de la consejería, y Bartolomé Bonet, del Hospital de Alcorcón.

Por primera vez Lamela y los “expertos” se han visto obligados a dar cuentas de su actuación después de que en enero de 2008 la justicia tumbara el bulo de las sedaciones. Todos ellos se enfrentan a una querella por defender públicamente un informe incriminatorio que, como reveló la Sociedad Española de Epidemiología, contenía errores de bulto que sugieren que la verdadera intención de Lamela no era ‘esclarecer los hechos’, sino presentar una denuncia falsa contra Montes. Es la tésis que defienden las asociaciones vecinales que, una vez más, han apoyado con su presencia a los profesionales sanitarios en su lucha por que se esclarezcan los hechos que dieron lugar al ‘caso Leganés’.

La federación local de asociaciones vecinales de Leganés, que ha fletado varios autobuses para trasladarse hasta Madrid, ha portado una pancarta en la que se podía leer ‘Hospital, informes no creíbles. Lamela y Esperanza culpables. Por la dignidad del hospital’.