En 1989, el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) acordó la necesidad de remodelar once barrios de la capital. Veinte años después, sólo siete de los once han concluido con éxito un proceso gracias al cual 7.422 familias han estrenado viviendas en Caño Roto (Latina), Comillas (Carabanchel), Entrevías UV-4 y Viña Entrevías (Puente de Vallecas), General Ricardos (Carabanchel), Villaverde Cruce (Villaverde), Almendrales (Usera), Fuencarral B (Fuencarral) y Ventilla (Tetuán). Las familias de los barrios de Alto Arenal (Puente de Vallecas), Canillas (Hortaleza) y Fuencarral A (Fuencarral) tendrán que esperar a finales de 2011 para ver concluidas las obras de rehabilitación de sus viviendas. Los de la UVA de Hortaleza, sin embargo, parece que deberán esperar algo más. “Desde 1993, el IVIMA ha entregado aproximadamente 472 viviendas de diferentes promociones situadas en las calles Alfacar, Abizanda, Aladaza y Alcaraz -cuenta el presidente de la AV UVA de Hortaleza, Miguel Ángel Eduarte Lendinez-, pero quedan otras 650 pendientes de rehabilitar”. Y la entidad vecinal es pesimista al respecto. “Las obras que ejecutaba la empresa Fercaber están paralizadas desde el pasado mes de diciembre tras declarar suspensión de pagos y el Gobierno regional no termina de resolver los trámites necesarios para ceder la obra a otra empresa”, lamenta Eduarte “obligando a cientos de familias en vivir en unas condiciones lamentables de insalubridad e inseguridad”.

La asociación vecinal denuncia el constante incumplimiento de las fechas de entrega anunciadas por el Gobierno regional. “En el año 2001 el IVIMA nos aseguró que el barrio estaría totalmente remodelado en 2004. Ahora afirma que las familias estarán realojadas en sus nuevas viviendas a finales de 2012, pero a la luz de la marcha de las obras -asegura Eduarte- es completamente imposible”.

Entre tanto, “somos los vecinos quienes sufrimos las consecuencias de la incompetencia de la Administración: la acumulación de basura en las calles, el pésimo estado de la calzada y de las aceras, sin olvidar los problemas de inseguridad que ha provocado la ocupación de varias viviendas”, concluye.

Por todo ello, cerca de doscientas personas recorrieron ayer las calles del barrio en una manifestación encabezada por una pancarta que no dejaba lugar a dudas sobre el mensaje que pretendían transmitir: ‘Remodelación ¡ya! PP-Aguirre culpables’.