Antes del desalojo efectuado por la seguridad del hospital, las entidades citadas lograron reunir en sus puertas a unas 200 personas, que tras concentrarse durante varios minutos se agruparon en una asamblea en el salón de actos del establecimiento. Allí, un grupo propuso emular a las asociaciones vecinales de Retiro Sur y organizar esa noche un encierro simbólico, pero la seguridad privada enseguida dejó claro que no lo iba a consentir. Tras unos momentos de tensa discusión y ante la actitud virulenta de los guardas, la asamblea optó por posponer el encierro y dar por conluída una protesta en la que los usuarios del centro se mezclaron con el personal sanitario.

La clínica Puerta de Hierro, creada en 1964, cuenta con 498 camas y es el hospital de referencia del Área 6, que comprende los distritos sanitarios de Majadahonda, Collado Villalba y Moncloa. La construcción, por parte de la Comunidad de Madrid, de un nuevo hospital en Majadahonda bajo la fórmula de Iniciativa de Financiación Privada puede suponer el cierre de este centro público.

Según la información proporcionada por la Comunidad de Madrid, el Puerta de Hierro de Majadahonda abrirá al público con 878 camas (794 de hospitalización y 84 de internamiento de día), esto es, 380 más que el centro actual, para dar servicio a unos 650.000 madrileños de los distritos de Moncloa-Aravaca, Casa de Campo, Ciudad Universitaria y varias localidades más del área noroeste de Madrid y de la Sierra de Guadarrama, una cifra que, en base a los desarrollos urbanísticos previstos, alcanzará los 800.000.

Las organizaciones convocantes del acto de ayer señalan que las vecinas y vecinos de la Comunidad de Madrid no pueden permitirse el lujo de cerrar sus instalaciones ya que el nuevo centro hospitalario no garantiza la cobertura sanitaria a todos los usuarios de la zona. Piden, por tanto, al Gobierno regional que garantice el funcionamiento del actual hospital Puerta de Hierro para hacer frente al incremento de la demanda sanitaria.