El pasado martes 17 de febrero fue detenido y puesto en libertad con cargos Gerardo Díaz García, ex gerente de Hispanagua y actual gerente de Canal Gestión Lanzarote en el marco de la Operación Tosca.

Según diversos medios, Díaz estaría implicado en una trama por presunta corrupción en la concesión de contratos públicos en su etapa como director gerente en Hispanagua.

Hispanagua es una empresa participada al 100% por Canal Gestión que tiene como objetivo fundamental la construcción, mantenimiento y explotación de infraestructuras relacionadas con la gestión del agua, la operación de estaciones potabilizadoras y depuradoras y la prestación de servicios comerciales como obras de acometida, la instalación de contadores o ejecuciones de condenas de suministro. Es, según la legislación de contratos del sector público en España, medio propio de Canal Gestión, por lo que la práctica totalidad de su actividad empresarial la realiza para la empresa matriz.

No es la primera vez que la empresa Hispanagua se ve envuelta en un escándalo de esta envergadura. En el año 2008 saltó a los medios una trama fraudulenta de facturas falsas que provocó un agujero de, al menos, 700.000 euros. Como consecuencia de ello, el Canal de Isabel II se vio obligado a reconocer mediante escrito remitido al juzgado que “la facturación estaba fuera de control” y dos trabajadores fueron despedidos por su implicación directa en la trama sin que se tomara medida alguna que afectase a ningún responsable de Canal de Isabel II, a pesar de haber estado recibiendo durante años facturas procedentes de Hispanagua por trabajos no realizados o duplicados.

Pero Gerardo Díaz García no es el único alto directivo del grupo de empresas de Canal Gestión que está siendo investigado. A pesar de estar imputado en el caso Bankia, José Manuel Serra Peris es, desde el pasado mes de diciembre, presidente del comité de auditoría. Es decir, se encarga de velar por la información financiera del Canal de Isabel II Gestión.

La Plataforma Contra la Privatización del Canal de Isabel II denuncia la total falta de explicaciones sobre esta preocupante situación por parte de la dirección de la empresa, y la opacidad y el clientelismo con que se designa a sus cargos directivos. La plataforma exige un cambio radical en la gestión de la empresa en el que queden garantizadas la participación, la transparencia, el acceso a la información y la rendición de cuentas, en línea con el “Acuerdo por la Gestión Pública del Agua” impulsado por la propia plataforma y refrendado por todos los partidos políticos de la oposición de la Comunidad de Madrid y más de una veintena de organizaciones sociales.