El pasado 9 de diciembre, el Ayuntamiento de Majadahonda inició una consulta pública previa a la redacción de la nueva Ordenanza Reguladora de Terrazas Accesorias a Establecimientos de Hostelería y Restauración del municipio, que se cerró el 3 de enero. Para ello, redactó una “Memoria explicativa” que indica que el objetivo de la norma es facilitar “una ocupación de calidad, de prestación de servicios a la comunidad y de desarrollo de unos negocios que resulten satisfactorios, no solo para sus clientes, sino para el entorno y el vecindario”.

“Desgraciadamente, prácticamente nada de ello se ha producido en la práctica hasta la fecha, pues la mayor parte de los establecimientos afectados no ha cumplido la norma actualmente vigente, del año 2013, sin que el Ayuntamiento haya hecho nada para que esto no sucediera”, sostiene la Asociación Vecinal de Majadahonda en su nota. Una situación que ha denunciado en varias ocasiones, antes y después de la pandemia.

En la citada consulta previa, dentro del plazo de información pública, la agrupación vecinal registró un documento de alegaciones (que puedes descargarte aquí) del que destacamos las siguientes propuestas:

1) Cualquier norma que se apruebe se debe cumplir. Y debe incluir un régimen sancionador para que no suceda como hasta la fecha: que la normativa se ha venido incumpliendo con absoluta impunidad.

2) La Memoria lleva a pensar que se trata de evolucionar hacia lo que se denominan “espacios híbridos”, y que los vecinos definimos como “terrazas cerradas”. Pedimos que la norma recoja la homogeneidad de su diseño, impidiendo que cada uno haga lo que quiera. Esto, en un municipio en el que la hostelería supone casi la única actividad económica, es de enorme importancia.

3) Sobre el permiso al uso del espacio público por las terrazas, debe imperar el derecho del ciudadano. Para esto, hay que evitar los abusos que ahora existen, y mantener, en la nueva normativa, lo que, al respecto, recoge la actual en su capítulo 2. Y que, fijado el espacio a utilizar, y marcado el mismo, se respete escrupulosamente.

4) Tampoco recoge la Memoria los horarios de apertura y uso de las terrazas que deben incorporarse a la ordenanza. Pedimos que se tenga en la máxima consideración las quejas que se han venido produciendo por muchos de nuestros vecinos sobre el abuso en este sentido. Se debe adaptar el horario de apertura y cierre a las necesidades de los vecinos y no a la inversa.

5) Control del equipamiento usado y prohibición de utilizar la vía pública como almacenamiento de mesas, sillas y elementos varios, como ahora sucede sin que el Ayuntamiento lo impida.

6) Calefactores exteriores: prohibición del uso de los que afecten negativamente al medio ambiente, limitándose solo al uso de equipos con alimentación eléctrica.