A continuación reproducimos el escrito que ha hecho público la MEDSAP:

Ante errores y horrores de privatizar la vacunación

Llevamos un año padeciendo la implacable pandemia que azota a nuestro país; sin ver una clara mejoría que nos dé algo de esperanza para aliviar tanto daño. Como usuarios de la sanidad pública madrileña denunciamos la falta de una información clara y concisa sobre la vacunación a la ciudadanía. Ahora, cuando al parecer se puede combatir con vacunas, entramos en el proceso errático de su distribución a la población.

Primero fue realizar un contrato por la vía de emergencia para la vacunación de la población madrileña con Cruz Roja por un monto de 800.000€.

Segundo, con fecha 20 de febrero el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid ha publicado que la sanidad privada puede participar en la estrategia de la vacunación. ¿Cuánto nos costará esta concesión?

Tercero, anuncian los responsables de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que para el proceso de vacunación contratarán instalaciones como estadios de fútbol, plazas de toros, etc. ¿Esto se realizará de manera gratuita?

Los responsables de la Comunidad de Madrid no tienen interés en utilizar los recursos sanitarios públicos.

Sabemos que tenemos una red extraordinaria y con expertos profesionales para poner cuantas dosis sean necesarias y en tiempo más que aceptable. Disponemos de 256 Centros de Salud, 150 Consultorios de Atención Primaria, 40 SAR (Servicios de Atención Rural), 17 Centros Municipales de Madrid Capital y 34 Hospitales Públicos, donde se realizan las vacunaciones de la campaña de gripe y de otras enfermedades con suficiencia y eficacia probadas.

¿Por qué queremos ser vacunados en nuestros centros de Atención Primaria? Están más cercanos a la población, los profesionales sanitarios conocen a su población, tienen un acceso más directo a la historia clínica, que permite conocer contraindicaciones y prever posibles efectos secundarios, garantizando un control y registro adecuado de las vacunaciones y evita desplazamientos y contagios innecesarios a la ciudadanía; además de ser los encargados con criterio y conocimiento de cada persona para controlar el seguimiento.

Es necesario y urgente poner refuerzos de personal en la Atención Primaria, para agilizar esta labor.

Por todo lo anteriormente expuesto pedimos al gobierno Ayuso-Aguado que como gestores de lo público trabajen con responsabilidad y buena planificación de los recursos públicos que disponen y no para facilitar negocios privados en la Sanidad Pública; la privatización de la vacunación es corrupción. En resumen, como ciudadanía responsable, con criterio y derecho consolidado en la Constitución Española: EXIGIMOS ser vacunados en los centros públicos enunciados antes y pivotados por la Atención Primaria por: CONTROL Y ORDEN; POR SEGURIDAD, POR CERCANÍA Y POR MÁXIMO SEGUIMIENTO DEL PROCESO AHORA Y A FUTURO.