Este hecho señala que el Ayuntamiento reconoce la magnitud de la cuestión y busca la manera de resolverla teniendo en cuenta el interés del vecindario, lo que contrasta con la actitud del Gobierno regional, que ha elaborado un borrador de decreto que no atiende ninguna de las peticiones ni quejas de las asociaciones vecinales.

Antes de realizar una valoración a fondo de la iniciativa municipal, la federación espera conocer los detalles de una moratoria que, para ser efectiva, debería incluir la apertura de cualquier tipo de establecimiento hotelero.

De hecho, llama la atención que el concejal haga referencia a la paralización de unas licencias, la de las VUT, que ni siquiera existen, ya que para dar un uso turístico a una vivienda solo es necesario realizar una declaración responsable. Las asociaciones vecinales de los barrios más afectados por la turistización llevan meses reclamando que se controle y regule este tipo de alojamientos poniendo en el centro el derecho a la vivienda de las personas residentes.

Por otro lado, el Ayuntamiento insiste en que solo solicitará licencias a aquellos propietarios que saquen beneficios económicos por uso turístico de sus casas durante más de 90 días al año, una medida que choca con el criterio de la Comunidad de Madrid, que no es partidaria de establecer plazo temporal alguno.

Recordemos que el pasado 16 de enero, la FRAVM, junto a la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Centro y otros colectivos como Lavapiés, ¿dónde vas?, la PAH, Ecologistas en Acción y el Sindicato de Inquilinas iniciaron una campaña para demandar una auténtica moratoria que afecte a todo tipo de establecimientos hoteleros: hoteles, apartamentos turísticos, pensiones y hostales que aún no disponen de licencia, y que se prolongue el tiempo necesario para elaborar un “Plan Especial de Ordenación Turística de la Ciudad”.