Coherente con esta posición, la FRAVM anima a los madrileñas y madrileñas a salir a la calle, sumándose a los actos de protesta que diversas organizaciones han anunciado para las próximas horas y días.

“Tenemos claro desde el movimiento vecinal organizado que las presiones financieras han obligado a enmendar la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 16 de octubre, que viene a declarar que el beneficiario del documento notarial en el que se recoge la hipoteca no es otro que el banco, pues él (y solo él) está legitimado para ejercitar la hipoteca en caso de impago de un modo rápido y privilegiado, por estar inscrita en el Registro de la Propiedad. Sólo al banco le interesa la inscripción de la hipoteca, que es el elemento determinante del pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados, pues solo a él debe imputarse el pago del citado impuesto”, sostiene la CEAV en un comunicado que la FRAVM ha hecho suyo.

“En una sociedad aparentemente democrática donde impera la separación de poderes entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial -continúa- no es admisible que los poderes económicos financieros acaben imponiendo su criterio al poder judicial como hemos podido ver ayer. Existen fundamentos jurídicos suficientes para imponer a los bancos el pago del impuesto, por lo que este debería ser el único criterio que debe prevalecer frente a las presiones de los poderes económicos”.

Por tanto, desde la CEAV y la FRAVM hacemos un llamamiento a los vecinos y vecinas de todo el Estado a participar y organizarse en las diferentes acciones que se planteen contra esta decisión “injusta, irracional y que desprotege aún más a la ciudadanía frente a los poderes bancarios y financieros. Nos reiteramos en que, si la hipoteca a quién beneficia exclusivamente es al banco, éste debe ser el que pague el impuesto”.

Imagen: Dani Gago / Diagonal