El proyecto de ampliación de la M-40, que prevé la construcción de dos carriles por banda en la carretera de circunvalación, arrasará 111 hectáreas de zonas verdes y espacios protegidos en el monte del Pilar, El Pardo y el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares e incrementará de forma alarmante la contaminación acústica y atmosférica en las zonas de Carabanchel, Parque Lineal de Palomeras, Vicálvaro y O´Donnell.

Cuarenta Asociaciones de Vecinos, alarmadas por la inminencia de la ejecución del proyecto, constituyeron una comisión de trabajo en el seno de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Su objetivo: prevenir todos estos efectos con anterioridad a su producción, como señala la exposición de motivos de la Ley 6/2001 y recomendar la anulación o sustitución de la acción causante de tales efectos, al amparo del artículo 10 del RD 1131/1988. En marzo y octubre del presente año las cuarenta asociaciones del ámbito y la FRAVM hicieron llegan al Ministerio de Medio Ambiente las consideraciones del Estudio Informativo M-40. Calzadas de servicio y otras alternativas y las propuestas de intervención de la M-40 en relación con la Declaración del Impacto Ambiental que la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de este Ministerio estaba elaborando. Sin embargo y, habiendo tenido conocimiento de que el informe correspondiente a la Declaración de Impacto Ambiental del EI4-M-47-Fase 2 del Ministerio de Fomento está a punto de concluirse, tanto la FRAVM como las asociaciones del ámbito solicitaron el pasado 17 de noviembre personarse en el expediente a fin de contribuir, con el conocimiento del territorio y de las más que previsibles afecciones de la ampliación de la vía, a la reducción al máximo de las consecuencias de las obras y facilitar al Ministerio toda la información complementaria que tal contribución requiera.