La FRAVM, que propuso al Ayuntamientode Madrid la penalización fiscal de las viviendas desocupadas (160.642 unidades en la capital, según el Censo de 2001), mantiene la urgente necesidad de poner freno al enorme despilfarro social que supone la vivienda vacía, fomentando de ese modo su salida al mercado del arrendamiento. Es por ello que, como ya lleva haciendo desde hace más de dos décadas, seguirá solicitando de los grupos políticos de la Asamblea de Madrid, con competencias para legislar en materia de vivienda, del Ayuntamiento de la capital y de los ayuntamientos de la región (131.803 viviendas vacías en el resto de de munipicios de madrileños) la puesta en práctica de las siguientes medidas:Establecimiento por los ayuntamiento mediante la Ordenanza reguladora (que defina, entre otras cosas, las viviendas que han de ser consideradas desocupadas y el trámite de audiencia a los interesados…), del impuesto sobre viviendas desocupadas con carácter de exacción obligatoria para los municipios del área metropolitana (capital más corona metropolitana) y con carácter de exacción voluntaria para el resto de municipios, determinando un tipo de gravamen de hasta el 50% del IBI.Constitución en los ayuntamientos que deban aplicar el citado impuesto del Registro de Viviendas Desocupadas.La FRAVM lamenta que consideraciones partidistas y electoralistas prevalezcan sobre las necesidades de alojamiento de los ciudadanos de Madrid y se congratula de que diversos ayuntamientos de la región mantengan el gravamen sobre las viviendas vacías.