En su comparecencia ante la comisión sobre los modelos de gestión de la sanidad en la Asamblea de Madrid, el gerente Ángel Fernández anunció ayer que el Hospital de Defensa Gómez Ulla pasará a formar parte de “la red pública con libre adscripción de población”, según un compromiso adquirido la pasada semana por el director de Hospitales, Antonio Bargueño.

La Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel, que desde los años ochenta viene reclamando que este hospital pase a la red sanitaria pública toda vez que es un recurso infrautilizado saluda la noticia, aunque apunta que “esta decisión se debería de haber tomado antes, ya que el Ministerio de Defensa ya expresó su predisposición en 2007, cuando firmó la renegociación del último convenio con la Comunidad de Madrid para poner a disposición de la ciudadanía 650 camas del centro hospitalario”.

La Coordinadora pone de manifiesto su hartazgo por la sucesión de promesas incumplidas referidas al hospital a lo largo de los últimos años y reclama “que el Gómez Ulla pase a formar parte de la red sanitaria pública sin esperar a la aprobación del decreto de libre elección de centro sanitario”. Invita, asimismo, a las vecinas y vecinos del distrito a que soliciten el centro como hospital de referencia, un deseo que “ya hemos expresado en múltiples ocasiones desde hace más de veinte años y que, creemos, está más que justificado habida cuenta de la saturación del Doce de Octubre y del Clínico, justo los dos hospitales sobre los que ha centrado su atención el Defensor del Pueblo en la investigación que ha iniciado sobre la sobrecarga asistencial de sus servicios de urgencias”.