En junio de 2006 la A.V. La Incolora (Villaverde) denunciaba ante todas las administraciones implicadas el absoluto abandono de la avenida de los Rosales o Carretera de San Martín de la Vega (M-301) en el tramo que atraviesa parte del distrito de Villaverde. En aquel momento señalaban que la situación provocaba inseguridad vial para conductores, ciclistas y peatones, tal y como había reconocido la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento en un escrito en el que señalaba `la urgencia y el interés general´ del proyecto de reforma y/o acondicionamiento de la avenida. Años antes, en 1999, el Ayuntamiento de Madrid redactaba el Anteproyecto de Reforma, para que posteriormente, en el año 2002, la Comunidad de Madrid las incluyera dentro del Plan de Inversiones de VillaVerde – Usera, siendo dotadas de presupuesto y adjudicadas por importe de 4,56 millones de Euros a Necso.

‘Hasta hoy -señalan los portavoces de la A.V. La Incolora- las obras de reforma de la avenida de los Rosales han ido pasando por todas las dependencias autonómicas y municipales habidas y por haber, figurando en todos los Planes que para el distrito de VillaVerde se hayan podido diseñar, hasta el punto de haber sido proyectadas de nuevo hace unos meses. Pero jamás se han acometido, con el agravante de que recientemente, D. Luís Armada, Viceconsejero de Infraestructuras y Transporte del Gobierno de Dª Esperanza Aguirre, se comprometió a la adjudicación antes de la próximas elecciones del 25 de mayo de 2007, de un proyecto que ni se ha adjudicado ni contemplaba los tramos más peligrosos del trayecto, posiblemente por los impedimentos y obstáculos que el Gobierno Municipal de Alberto Ruiz-Garllardón ha ido ofreciendo al mismo, a pesar de ser una iniciativa que se adopta bajo su mandato como presidente de la Comunidad de Madrid. Ahora, un año y cinco muertos después, nos vemos en la desagradable y triste situación de tener que lamentar la pérdida de vidas humanas por la dejadez y desidia de aquellos que más directamente nos representan y que se atreven a usar nuestro distrito, eternamente abandonado por ellos, como estandarte de su modernidad y buen hacer. Ahora, ya no nos vale que Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz-Gallardón se escuden y excusen en la responsabilidad recíproca de unas competencias que nadie ha querido asumir, porque ahora, un año y cinco muertos después, sabemos que es posible y factible comerciar con las competencias autonómicas y municipales convirtiendo nominalmente una carretera en cuando el Partido Popular lo estima oportuno. Ahora no valen las disculpas, las condolencias o las falsas promesas electorales de Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz-Gallardón, porque, un año y cinco muertos después, sabemos que la Comunidad o el Ayuntamiento de Madrid tienen la capacidad y el arrojo suficiente para endeudar a la ciudad durante 30 años con 6.000 millones de euros, cuando el Partido Popular lo cree conveniente. Ahora ya no nos valen las mentiras, no nos valen las falsas promesas escritas en papel mojado de los Planes Especiales, de Inversión y de Actuación que poco o nada tienen de especial, que poco o nada invierten y en los que poco o nada se actúa, porque, un año y cinco muertos después, sabemos que cuando ellos juegan con nuestras vidas, los vecinos de VillaVerde salimos perdiendo, cuando al Partido Popular le interesa. Antes de que este trágico suceso ocurriera nos preguntábamos cuánto valía la vida en VillaVerde, ahora, lamentablemente, nos preguntamos cuanto vale la muerte en VillaVerde, cuando por el 1% del coste total de las obras de la M-30, hoy no estaríamos lamentando esta tragedia. Ahora ya no nos vale ninguna de sus estrategias, artimañas y manipulaciones, ahora queremos responsabilidades y soluciones, por y para VillaVerde. Ahora exigimos que las obras de Reforma de la Avenida de los Rosales se inicien YA y se concluyan de forma íntegra. Y ante todo vaya nuestro más sincero pésame a todos los familiares de las víctimas de una tragedia mil veces anunciada, mil veces denunciada y mil veces olvidada’.