Los portavoces de la Plataforma que ayer se dieron cita con los grupos parlamentarios de BNG, NaBai y ERC-IU-ICV en el Congreso de los Diputados transmitieron a los políticos la creciente preocupación ciudadana ante los posibles riesgos para la salud derivados de la exposición continua y creciente de la población a campos electromagnéticos provenientes de antenas de telefonía móvil, redes WiFi, cables de alta tensión…

Los representantes de la Plataforma, que acudieron a la reunión acompañados por el director de la Fundación Europea de Bioelectromagnetismo, Ceferino Maeztu, aportaron a los grupos parlamentarios numerosos estudios que demuestran los problemas para la salud (fibromialgias, insomnio, estrés neurofisiológico, mareos, taquicardias, síncopes o, incluso problemas en la piel, entre otros) que provoca la exposición continuada a las radiaciones electromagnéticas y la prevalencia de un nuevo problema de salud denominado ‘electrohipersensibilidad’.

‘Nuestra intención -subrayaron los portavoces de la Plataforma- es dar a conocer a nuestros representantes políticos la situación del debate a nivel internacional, así como las iniciativas adoptadas por algunos gobiernos europeos para proteger la salud pública, como el francés, que ha prohibido el uso de teléfonos móviles en los centros educativos donde hay escolarizados menores de 14 años o el alemán, que recomienda sustituir el WiFi por cable”.

En este sentido, pidieron a los representantes de la Cámara Baja que promuevan las modificaciones legislativas necesarias para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones europeas, la sustitución del WiFi por cable en el programa Escuela 2.0 toda vez que los niños son especialmente sensibles a los efectos de la contaminación electromagnética y más dotaciones económicas para financiar estudios científicos independientes, entre otras medidas.