El 20 de junio de 2007, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) volvía a convocar un concurso de cesión y explotación privada hasta el año 2081de una parcela pública de 22.000 metros cuadrados ubicada entre las calles Simca y Horizón en Orcasitas (Usera) para la construcción de un centro educativo privado, una parcela que las vecinas y vecinos habían propuesto destinar a un centro de salud y un centro de mayores con apoyo, de la ex teniente de alcalde, Mercedes de la Merced primero y de miembros del equipo de Alberto Ruiz Gallardón después, que se comprometieron verbalmente a ceder la parcela a la Comunidad para la construcción de estos equipamientos.

Conocida la noticia, la asociación vecinal solicitó una reunión con la consejera de Educación Lucía Figar, sin que hasta la fecha haya obtenido respuesta alguna.

Ante la indiferencia de las administraciones, la asociación inició otra serie de movilizaciones que comenzaron con una concentración lúdico reivindicativa secundada por quinientas personas el pasado 13 de julio y una marcha en la que unas trescientas personas marcharon por las calles del barrio vestidos de médicos y enfermos y que culminó con un encadenamiento de algunos asistentes en las proximidades de la parcela objeto de discordia junto a la estación de RENFE-Orcasitas.

Ayer, cerca de sesenta personas -entre ellas, el presidente de la FRAVM, Nacho Murgui- se encerraron en el ambulatorio de la calle Cestona desde las ocho de la tarde hasta pasada la una de la madrugada para exigir a la Comunidad de Madrid que “respete el compromiso con los vecinos”. Como tenían previsto, esta mañana han acudido en autocar a la sede de la consejería de Educación para presenciar la apertura de plicas del concurso de la parcela, que según anunciaba el BOCM de 20 de junio tendría lugar en ese espacio a las 9.30h.

Paco Palomera, portavoz de la asociación, que protagoniza una pitada junto con sesenta personas en el número 32 de la calle Alcalá, denuncia que “la consejería pretende burlarse de los vecinos jugando al escondite para adjudicar la parcela comprometida y eludir la voluntad de los vecinos del barrio. ¿Por qué tanto interés en regalar esta parcela para la construcción de un colegio cuando existen plazas vacantes en los colegios públicos? ¿Por qué no se hizo reserva de suelo educativo y se implanta en reserva de suelo básico? ¿Por qué Lucía Figar no se ha dignado siquiera a reunirse con nosotros”.