Este disenso vecinal se puso de manifiesto de manera clara el pasado jueves, 21 de mayo, en un animado debate que tuvo lugar en la Casa de Cultura de Tres Cantos. Alberto García y Pedro Ayala, miembros de la Plataforma en Defensa de las Zonas Verdes Públicas de Tres Cantos, entidad promotora del acto, se encargaron de desmontar uno a uno los argumentos esgrimidos por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la localidad para defender la candidatura tricantina. Ante un salón de actos repleto, los portavoces vecinales llamaron la atención sobre la situación de los tres acuíferos existentes en el municipio, absolutamente insuficientes para atender la demanda de una infraestructura golfística y el consumo de la población. Si se construye el campo de golf anunciado, será imposible “garantizar el suministro de agua reciclada suficiente y mantener, además, los caudales ecológicos necesarios”, con el peligro que esto supone para “la reserva estratégica de Madrid”, aseguraron. Por ende, continuaron, romperá “el equilibrio del ecosistema” de la Finca Valdeloshielos, el espacio donde se pretende ubicar, al introducir un tipo de vegetación, el césped, completamente foránea, algo que puede afectar también a los “ecosistemas circundantes, especialmente al Monte del Pardo”. Otra consecuencia de este hecho será una “disminución de la biodiversidad”, al reducirse “necesariamente la cantidad de especies presentes en la finca”.

Los asistentes a la charla criticaron con dureza la cesión a intereses privados de una “gran propiedad pública” del pueblo. La parcela Valdeloshielos tiene una superficie que supera los 2,28 millones de metros cuadrados y se halla contigua a otra, de 180 hectáreas, propiedad de la empresa Colonial, hoy sin uso. Este hecho hace sospechar a los tricantinos que detrás del proyecto “se esconde la posibilidad de un pelotazo urbanístico de enormes dimensiones”, indicó Pedro Ayala, que también es presidente de la asociación vecinal de Tres Cantos. Máxime, cuando las posibilidades de que este municipio consiga ser sede de la Ryder Cup en 2018 son prácticamente nulas. La única vez que el torneo se celebró fuera de Gran Bretaña lo hizo en España y actualmente Francia, Alemania, Holanda y Portugal pujan por convertirse en sede. Para Ayala, “la presentación de la Candidatura a la Ryder Cup es solo una excusa sin fundamento para construir un campo de golf de enormes dimensiones en un enclave protegido”.

Los portavoces ciudadanos, que también pusieron el acento sobre los problemas de movilidad que la infraestructura deportiva puede generar en el municipio, redujeron al máximo “los supuestos efectos positivos sobre el turismo, los puestos de trabajo y el flujo de dinero que dicen puede suponer”.

Durante el acto, se leyeron también dos cartas de apoyo a la oposición ciudadana al campo de golf: una de Pablo Vargas, investigador del Real Jardín Botánico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y otra del profesor Juan Traba, titular de Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid. Por último, el zoólogo del Departamento de Biología de esta universidad Miguel López Munguira cerró el encuentro con una breve conferencia sobre una especie protegida que puebla los parajes de Tres Cantos, la mariposa uphydryas aurinia, comunmente llamada ondas rojas.