A pesar de los cortes de carretera, diversas concentraciones ciudadanas de protesta y de una acampada frente al Ayuntamiento de la localidad, las administraciones aún no han adoptado acciones de calado para evitar que se repitan las inundaciones de estos días, y que han afectado esencialmente a las zonas de la Cañada Merina y al barrio de Santiago de Coslada. La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Coslada entienden la ira de los vecinos y vecinas y, con ellos, exigen soluciones urgentes al problema. 1.300 personas han estampado su firma con el mismo motivo.

Entre las propuestas concretas que sirvan para corregir esta situación crítica, la asociación vecinal Barrio de Santiago, que forma parte de ambas entidades, solicita a la Comunidad de Madrid la construcción de un colector con capacidad suficiente para recoger las aguas de la M-45 y al Ayuntamiento de Madrid que haga lo propio con el agua que procede de la Urbanización El Cañaveral. También demanda, en este caso al Consistorio de Coslada, una solución para la canalización de las aguas que bajan de las calles Frankfurt y Honduras, que actualmente y tras la última reforma de la avenida de Vicálvaro recaen en el barrio de Santiago.