El pasado 15 de diciembre, los miembros de la Comisión de Seguimiento de las obras del intercambiador de plaza Elíptica, integrada por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel, a iniciativa de la A.V. Comillas, la A.V. Bº de Zofío (Usera) y vecinos afectados por las obras del intercambiador llegaron a un acuerdo con el viceconsejero de Transportes, Luis Armada, que pone fin al conflicto desatado por las obras del intercambiador de plaza Elíptica. El proyecto inicial de la Comunidad de Madrid incluía la salida de un túnel en una mediana con arbolado y zona verde de la vía Lusitana, una opción que provocó la firme oposición de los vecinos por cuanto suponía la tala de varios árboles y un notable incremento del tráfico.

Tras barajar varias alternativas presentadas por la comisión vecinal, los asistentes llegaron a un acuerdo, rubricado esta mañana por el presidente de la FRAVM, Francisco Caño, en representación de las asociaciones de vecinos del ámbito, la consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores de Cospedal y el viceconsejero del área, Luis Armada.

En virtud del acuerdo, la salida del túnel se ubicará en la vía A-42 (carretera de Toledo). Habrá, asimismo, otra salida en la avenida Lusitana para uso exclusivo en caso de bloqueo del acceso por la carretera de Toledo que, en respuesta a las demandas vecinales, estará suficientemente alejada de las viviendas colindantes a fin de evitar una mayor presión acústica sobre los vecinos de la zona. Asimismo, los trece ejemplares de thujas de medio y pequeño porte ubicados en la mediana de la vía serán trasladados al interior del parque de María de Austria.

En reuniones anteriores, la Comisión de Seguimiento negoció con el Gobierno regional la reposición de todos los árboles talados así como la instalación de pantallas acústicas en la carretera de Toledo y la reposición del alumbrado y el mobiliario.