Desde el año 2004, la AV Cárcavas-San Antonio (Hortaleza) ha seguido de cerca la tramitación del desarrollo del Plan Parcial Ciudad Aeroportuaria-Parque de Valdebebas, una operación que afecta a una extensión de 51.200 metros cuadrados. Ya entonces la entidad vecinal presentó las oportunas alegaciones para evitar la construcción de todas las viviendas de integración social proyectadas en el Plan (512) en Las Cárcavas, toda vez que supondrían el 23,6% del total de viviendas existentes en el barrio municipal de Valdefuentes, donde se ubican Las Cárcavas, y el 26,4% de la población actual, considerando una ocupación media de cuatro personas por vivienda, una proporción que supera en mucho la que manejan las administraciones local y regional para otros barrios y distritos de la capital.

El Consistorio rechazó las alegaciones y en diciembre de 2008 aprobó definitivamente el plan urbanístico, una decisión contra la cual la asociación vecinal presentó, en abril de 2009, un contencioso administrativo pendiente aún de resolución.

Entre tanto y, toda vez que el Ayuntamiento ha hecho, hasta ahora, caso omiso a las demandas vecinales, la asociación ha convocado una manifestación que el próximo jueves 25 de noviembre recorrerá las calles del barrio para que redistribuya las viviendas de integración en todo el ámbito afectado por la operación.

“No nos quejamos por la edificación de estas viviendas en el barrio, sino porque en vez de cumplirse el objetivo de integración para el que se han construido, al final, al edificarse todas juntas, va a conseguirse el efecto contrario: crear un gueto”, subraya José Andrés Álvaro, presidente de la asociación.

La asociación considera que el Ayuntamiento de Madrid está otorgando un trato de favor a la Junta de Compensación de Valdebebas, propietaria del suelo, “concentrando todas las viviendas de integración social en Las Cárcavas, lejos de zonas `nobles’ como las urbanizaciones de La Moraleja y El Encinar de los Reyes, o las instalaciones de Ifema, el aeropuerto de Barajas o la Ciudad Deportiva del Real Madrid”. “Parece obvio -remata Álvaro- que no interesa construir estas viviendas cerca de las 12.500 casas de lujo que se proyectan construir en el ámbito para no devaluarlas”.

A la necesidad de repartir, de forma equitativa, estas viviendas en todo el ámbito afectado por la operación para asegurar así el objetivo de la integración social de las familias realojadas, la asociación suma dos argumentos para justificar su oposición a la actual configuración del desarrollo urbanístico: una insuficiente dotación de equipamientos públicos y el bloqueo del acceso de los vecinos de Hortaleza a la Casa de Campo de Valdebebas.

“En Las Cárcavas soportamos, desde hace tiempo, una evidente carencia de dotaciones públicas, como centros de salud, escuelas… y el Ayuntamiento no ha considerado, en ningún momento, nuestras alegaciones, dirigidas a aprovechar el desarrollo de la operación urbanística para construir nuestras infraestructuras educativas, sanitarias… La llegada de 2.500 nuevos vecinos al barrio duplicará la presión asistencial de unos centros que ya en la actualidad están saturados”, añade Álvaro.

Por otro lado, “los edificios que albergarán las 512 viviendas de integración se convertirán, por su ubicación, en un `muro’ que dificultará el acceso de las vecinas y vecinos de Hortaleza a la Casa de Campo de Valdebebas”.

Por todo ello y, al objeto de hacer públicas las demandas no atendidas por el Ayuntamiento, la asociación convocó una manifestación que ayer recorrió las calles del barrio y que secundaron entre 700 y 1.000 personas.