Representantes de las asociaciones de madres y padres de alumnos de los colegios Tirso de Molina y Plácido Domingo y de las asociaciones vecinales Planetario y Nudo Sur (Arganzuela) registrarán esta tarde en el Ayuntamiento de la capital más de 600 firmas contra la instalación, por parte de Vodafone, de una antena de telefonía móvil a escasos metros de ambos centros escolares. El proyecto presentado oficialmente por la empresa, señalan, “evita mencionar la presencia de un nuevo centro escolar construido en la confluencia de las calles Ónice, Bronce, Rodio y Plomo, a escasos 100 metros del edificio donde pretenden instalar las antenas, en la calle Ónice 3-5”. El nuevo colegio, que será utilizado por los alumnos de los centros Plácido Domingo y Tirso de Molina es, denuncian, “el punto que mayores niveles de exposición radioeléctrica va a sufrir: entre 0,88 y 1,53 voltios por metro, según la propia empresa, unos niveles muy superiores a las recomendaciones realizadas por la comunidad científica en el informe Bio-iniciativa, que establece un máximo de 0,6 voltios por metro para garantizar la salud de las personas”.

“Nos sentimos obligados a convocar esta protesta -añaden- ante el gran desprecio mostrado por las autoridades a las fundandas alegaciones que registramos en el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Industria y la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid”. Todas ellas, consideran, “están haciendo oídos sordos a las precauciones del RD 1066/2001, que obliga a los poderes públicos a minimizar los niveles de emisión sobre espacios sensibles, tales como las escuelas”.

El Ayuntamiento de Madrid, denuncian, “se lava las manos ante este asunto limitándose a comprobar que las antenas cumplen con la normativa urbanística, pasando la pelota al Ministerio de Industria e ignorando así su obligación de velar por la salud pública”.

El Ministerio de Industria, por su parte, “no ha considerado el nuevo colegio como espacio sensible por el mero hecho de que no estaba inaugurado cuando Vodafone presentó su petición, en septiembre de 2010”. Sin embargo, recuerdan, “las obras, cuyo concurso publicó el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 25 de marzo de 2010, comenzaron meses antes de la solicitud de la multinacional”.

“No damos crédito –añaden– a la connivencia que las administraciones públicas muestran con los intereses económicos privados cuando hay un consenso creciente en el seno de la comunidad científica sobre los efectos nocivos de la actividad de las antenas de telefonía móvil sobre la salud de las personas, sobre todo de los más pequeños”.

Las entidades vecinales consignarán las firmas en el registro de la Agencia Tributaria del Ayuntamiento de Madrid (calle Hierro 27) hoy a las 16:30h.