A pesar de las múltiples denuncias remitidas a la consejería de Transportes desde principios de este año, las vecinas y vecinos de Madrid seguimos padeciendo, día sí y día también, las averías del metro de Madrid. De hecho, en los tres primeros meses se han contabilizado hasta 27 «incidencias graves» que han obligado a interrumpir el servicio. El suburbano madrileño sufre una avería cada tres días. Las líneas mas afectadas son la línea 6 y la 7. En opinión de la FRAVM, estos contratiempos se deben a la mala planificación de la ampliación de la red de metro de Madrid, de la que es responsable directa la consejería de Transportes y el Gobierno Regional.

Las asociaciones vecinales han demandado desde hace mucho tiempo mayores inversiones en la ampliación y renovación de la flota de trenes y el aumento de plantillas de personal, tanto de mantenimiento como en los distintos niveles del servicio, para responder con eficacia al incremento de viajeros derivado de la ampliación de las líneas.

En opinión de Mª Carmen Lostal, responsable de Transportes de la FRAVM, ‘los responsables políticos tiran balones acusando primero a las vecinas y vecinos de no saber colocarse en andenes y vagones y señalando supuestos actos delictivos o manipulaciones en los trenes para eludir la ausencia de inversiones en el mantenimiento necesario para garantizar el servicio ante la ampliación de los 90 nuevos kilómetros de red, un presupuesto que han dilapidado en publicidad. No podemos tolerar que se especule con el origen de las averías cuando lo que está en juego es la seguridad de las vecinas y vecinos de Madrid, restando importancia a los retrasos cotidianos a nuestros centros de trabajo, estudios… Aún hoy nos preguntamos por el porqué de tantas averías. ¿No será que han sacado de los viejos almacenes todas las reliquias que tenían guardadas?’.

Más de veinte representantes vecinales dieron continuidad ayer en la Puerta del Sol a la recogida de firmas que, desde enero, están llevando a cabo las entidades vecinales. En el acto, en el que se recogieron 1.000 firmas que se suman a las 4.000 recogidas hasta el momento, reclamaron un plan de movilidad sostenible sustentado en una red de transporte público rápido, seguro y eficaz y llevaron a cabo un ‘taller’ para enseñar a los usuarios a colocarse en el metro, en respuesta a las declaraciones de la consejera de Transportes, Elvira Rodríguez.