Desde que en 1979 se celebraron las primeras elecciones municipales democráticas, los ayuntamientos, la administración más cercana a la ciudadanía, han prestado servicios de importancia vital para garantizar los derechos de ciudadanía (educación infantil, atención a mayores y a personas migrantes…).   En 2012 los ayuntamientos invirtieron más de 3.500 millones de euros en prestaciones que deberían asumir las autonomías. A pesar de ese enorme esfuerzo económico, la deuda de la administración local, incluidas las diputaciones provinciales apenas alcanza el 4% del PIB, frente al 88% del resto de administraciones.  La sostenibilidad económica no justifica, por tanto, la reforma local que quiere llevar a cabo el Gobierno de la Nación. Una reforma que, entre otras, está dirigida a:  Los ayuntamientos son la administración más cercana a la gente, la que ha atendido de manera más rápida sus demandas y la que ha estado más atenta a las necesidades de las personas más necesitadas.   Por eso, las vecinas y vecinos de Madrid nos concentraremos en Cibeles contra este ataque al municipalismo y a los servicios de proximidad.   A iniciativa del movimiento vecinal, este día habrá concentraciones en Zaragoza, Valladolid, Toledo, Mieres y Elche.