Desde hace ocho años, los vecinos y vecinas de los barrios del norte de Madrid, a través de las asociaciones vecinales La Flor, Ventilla Almenara y Valverde y de Pedalibre y el CIEA Dehesa de la Villa se han movilizado con ocasión de la celebración de la Semana Europea de la Movilidad para reivindicar la bicicleta como medio de transporte.

El pasado año reivindicaron la elaboración, participada por la ciudadanía y la puesta en marcha de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que facilitara los trayectos a pie y en bicicleta y que obligara a la utilización de energías limpias para el transporte motorizado. Y dejábamos claro que ese Plan debía ser participado por la ciudadanía.

En junio de 2014 el Ayuntamiento aprobó un PMUS que, a juicio de las mencionadas entidades, contiene muchas carencias porque “una vez más”, el Consistorio “no nos han tenido en cuenta”.  Entre las carencias detectadas y, en lo que a movilidad ciclista se refiere, señalamos no se ha ampliado el horario para llevar la bici en el metro y se ha instalado un sistema de alquiler de bicicletas con un precio elevado y un área de implantación muy pequeña que “le resta utilidad como medio de transporte”. 

Estas carencias señalan que la apuesta por la bici por parte del Ayuntamiento es una “mera atracción turística-recreativa” alejada de las demandas ciudadanas. Un año más, por tanto, volverán a salir a la calle para seguir reivindicando el uso de la bicicleta como medio de transporte y exigir la pacificación del tráfico urbano mediante la reducción de la velocidad para el automóvil  y la ampliación de las zonas peatonales en los barrios.