En 2008, el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón aprobó la construcción de una biblioteca municipal en el barrio de San Fermín (Usera). El anuncio daba respuesta a una antigua reivindicación de la asociación vecinal del barrio, que en 1994 había puesto en marcha un aula de biblioteca vecinal para que el vecindario pueda disponer de un espacio para cultural y de lectura y estudio, que desde entonces funciona gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a los fondos bibliográficos aportados mayoritariamente por vecinos.

La biblioteca, ubicada en el albergue de San Fermín, cuenta con más de 1.000 usuarios y sirve de “tabla de salvación” a los colegios, a la escuela infantil del barrio, y a varios institutos cercanos.

Concluido el mandato de Gallardón, sin embargo, no existía rastro presupuestario de la biblioteca comprometida. Desde entonces, la asociación vecinal ha protagonizado numerosas movilizaciones (recogidas de firmas, concentraciones, colocación simbólica de la primera piedra….) para exigir al Ayuntamiento de la capital el cumplimiento de su compromiso.

Hoy, por fin, el delegado de Las Artes del Consistorio madrileño anunció la reserva en 2015 de la partida presupuestaria necesaria para redactar el proyecto e iniciar su construcción. La asociación, que celebra la noticia, mantiene el acto reivindicativo-cultural que tenían programado para el 24 de octubre bajo el lema “Un barrio para una biblioteca, una biblioteca para un barrio”, en torno al cual habían convocado un concurso de relatos. El acto será, más que en un acto de celebración, un reconocimiento al tesón de los vecinos que durante años no han dejando de reivindicarlo, justamente cuando se anunciaba que no había presupuesto para la biblioteca. Será un acto cultural y de compromiso con una reivindicación que no cesará hasta ver construido el equipamiento.

En este momento, la asociación tiene otro tema con el Ayuntamiento de la capital: la apertura de la Caja Mágica al deporte base. El pasado mes de julio el responsable de la Empresa municipal Madrid-Destino, Rafael Alegre, se comprometió a que a partir del próximo mes de octubre el club de baloncesto de la asociación, que en la actualidad entrena a la intemperie, pueda hacer uso de las flamantes pero infrautilizadas instalaciones de la Caja Mágica. En palabras de la asociación, ‘es un primer paso que inició su andadura antes de abrirse la Caja Mágica y que empieza a reconocer esta necesidad, pero debe ser completado con la apertura a todo el deporte de base’.

Foto: Puesta simbólica de la primera piedra de la biblioteca, en junio de 2014.