Detrás de la convocatoria se encontraba el grupo Cero Plástico Majadahonda, que contó con la colaboración de la Asociación de Vecinos del Municipio, Ecologistas en Acción, el grupo Scout Pangea, la Coordinadora Feminista de Majadahonda, la Asociación Foca Azul, el Banco de Tiempo de Majadahonda, el grupo Extinction Rebellion de Majadahonda y el Centro Social La Palanca.

Las personas participantes en la acción recogieron residuos de todo tipo: botellas y bolsas de plástico, latas de bebida, sprays de pinturas, botellas de vidrio, zapatos, ropa, un lavabo, una vieja maleta y un sin fin de objetos. “¿Cómo llegaron hasta aquí? No se sabe. ¿Por qué no se recogen? No se sabe. Lo que sí está a la vista es que los alrededores del cementerio se han convertido en un vertedero” sostiene Cathy Boirac, presidenta de la asociación vecinal, antes de llamar la atención sobre la responsabilidad del Ayuntamiento en la recogida y gestión de los residuos urbanos de la localidad. “Algunos amigos que nos acompañaron y no conocían nuestro municipio se extrañaron esa mañana.¿Y esto es uno de los municipios más ricos de España?” se preguntaron.

“Lo que demuestra esta acción es que Majadahonda no es, como afirma la web municipal, “pionera en asuntos medioambientales” ya que éstos no se pueden circunscribir a la recogida neumática de residuos. Pero también queríamos llamar la atención de nuestros conciudadanos. ¿Quién esparce basura alrededor del cementerio? No será solo el viento…” sostienen los convocantes de la limpieza colectiva.

Por ello, “seguiremos denunciando esta situación, que no solo existente cerca del cementerio, sino en todo el perímetro de nuestra ciudad. Creemos que todos – es decir colectivos locales vecinales y Ayuntamiento – deberíamos reflexionar sobre esta situación y hallar una solución”, concluyen, antes de agradecer su labor a los empleados del servicio de recogida de basura, que respondieron veloces y con dos camiones a su solicitud de retirada de todo lo recolectado.