De acuerdo con su planificación, el MAPAMA ha mantenido durante los últimos meses numerosas reuniones tanto con las Comunidades Autónomas como con representantes de diversos sectores con intereses en el agua, y pretende celebrar en el corto plazo consultas específicos con los grupos políticos.

Hasta ahora, no solo movimientos ambientalistas y ecologistas han realizado duras críticas al PNA. En diciembre de 2016, 36 organizaciones suscribieron un manifiesto contra el plan. Con objeto de reforzar y ampliar la oposición al PNA, la Coordinadora de Afectados por los Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) organizará un encuentro en Zaragoza el próximo 17 de febrero. Allí, organizaciones conservacionistas, sindicalistas y vecinales, entre otras muchas, darán impulso a un proceso participativo que desemboque en la materialización de un Acuerdo Social del Agua, frente al Cambio Climático, en defensa de los ríos y del agua pública, que sirva de alternativa social al PNA. Un proceso que se inició ayer con la difusión de un manifiesto que ya ha sido firmado por centenares de organizaciones y personas de todos los ámbitos de nuestra sociedad.

La FRAVM, que hace suyo este escrito en el que se defiende el acceso al agua como un derecho humano que no puede ser privatizado, anima a los madrileños y madrileñas a suscribirlo. Cualquiera puede hacerlo en el siguiente enlace.

Este es el contenido íntegro del documento:

Frente al Cambio Climático, ACUERDO SOCIAL DEL AGUA en DEFENSA de nuestros RÍOS y del AGUA PÚBLICA

El cambio climático nos impone un futuro en el que se reducirá drásticamente el agua disponible, y en el que los ciclos de sequía y las grandes tormentas, con las correspondientes crecidas, serán cada vez más frecuentes e intensos

Ante estas perspectivas, urge un gran acuerdo social basado, por un lado, en la recuperación de nuestros ríos, humedales, lagos y acuíferos, como un patrimonio ambiental público que debe estar al servicio del interés general, y por otro lado, en la defensa del agua como un bien público, que debe ser de acceso universal en lo referente a los servicios de agua y saneamiento, en tanto que se trata de un derecho humano, reconocido como tal por Naciones Unidas.

En este contexto es urgente:

  • detener el crecimiento de demandas, especialmente de regadío, la construcción de nuevos embalses y trasvases y los procesos de deterioro, apropiación y sobreexplotación de ríos y acuíferos, a fin de garantizar su sostenibilidad y el buen estado ecológico de las aguas, al servicio del interés general, respetando los caudales ambientales y demás exigencias de la Directiva Marco;
  • redimensionar a la baja la superficie regada y los consumos urbanos expansivos de forma que se adapten a la reducción de caudales disponibles que impone el cambio climático en curso;
  • revertir los procesos de mercantilización del agua y de privatización de nuestros servicios de abastecimiento y saneamiento, para recuperarlos como servicios de interés general, bajo una gestión pública transparente y participativa;
  • acabar con la corrupción que ha venido creciendo, al transformar el agua y los servicios de abastecimiento y saneamiento en grandes negocios privados.

Las personas abajo firmantes, en representación de movimientos y colectivos sociales, sindicatos, partidos políticos, fundaciones o a título personal, hacemos un llamamiento en pro de ese gran Acuerdo Social por el Agua, frente al Cambio Climático, por encima de ideologías, de intereses particulares e incluso de identidades nacionales, en todo ese territorio de la Península Ibérica y de las islas, que da vida a nuestros ríos, de los que a su vez depende nuestro bienestar.

https://goo.gl/forms/ts0dkG7AeoJoVCnv2