“En los últimos meses se vienen sucediendo eventos organizados por la empresa La Nueva Cubierta, que gestiona las actividades de la plaza de toros, consistentes en macro fiestas que se prolongan desde primeras horas de la noche hasta bien entrado el día siguiente”, sostiene el colectivo.

“La música de los eventos del interior de La Cubierta se oye con total nitidez a una distancia de cuatro manzanas de la plaza de toros, imagina lo que sufren los vecinos de los pisos que se hallan enfrente”, indica Eva María Cano, secretaria de la asociación vecinal y una de las personas damnificada por el problema.

Los residentes afectados están convencidos de que el volumen de la música supera con creces los decibelios permitidos, ya que tienen que soportar “el vibrar de los cristales y ventanas” de sus viviendas. La asociación ha recibido de ellos numerosas quejas y protestas. “Desesperados han comenzado a movilizarse civilmente en redes sociales y ya han presentado diversas reclamaciones ante el Ayuntamiento, al que piden que vele por el derecho a descansar de sus ciudadanos”, indica la AV Barrio Centro.

Por todo ello, la entidad vecinal, que en estos días presentará su propia reclamación al consistorio, exige que se tomen medidas de control de aquellas actividades que incumplen la normativa y se garanticen los derechos de los habitantes de las zonas afectadas.