Las chavalas y los chavales de los barrios tienen mucho que decir y también mucho que hacer, sobre lo que les interesa, les preocupa y les divierte. Darles protagonismo es el principal objetivo de El Barrio más Joven, un proyecto que promueve la participación, el asociacionismo, la organización y la autogestión entre la gente más joven de ocho barrios de Madrid.

La FRAVM, que lleva a cabo El Barrio más Joven junto con la Federación de asociaciones de infancia y juventud (Injucam), y Scouts de Madrid–MSC, apuesta con este proyecto por la intervención con la juventud de barrios que cumplen, entre otros, criterios de vulnerabilidad por desequilibrio social y territorial.

Este año, el proyecto incluye tres barrios más que en la pasada edición 2020-2021, por lo que se llevará a cabo en Buenavista (Carabanchel), Los Cármenes (Latina), Butarque (Villaverde), Valdebernardo (Vicálvaro), Almendrales (Usera), Ascao-Pueblo Nuevo (Ciudad Lineal), Amposta (San Blas) y Ventilla/Almenara (Tetuán).

Con un enfoque totalmente innovador El Barrio más Joven se dirige a chicas y chicos de entre 14 y 30 años, los protagonistas del proyecto, y se sitúa en diferentes espacios de participación y de desarrollo comunitario, como asociaciones vecinales o locales de organizaciones. A través de esta iniciativa se han puesto en marcha torneos deportivos, encuentros de jóvenes artistas, actividades de carácter social, encuentros intergeneracionales y muchas otras acciones que han llenado de participación los barrios donde se han llevado a cabo.

La pasada edición, que finalizó el pasado mayo, corroboró el impacto tan positivo que tiene El barrio más joven, no sólo en la juventud de los barrios, sino también en el conjunto del vecindario, personal técnico y agentes sociales. Y es que El Barrio más Joven contribuye a mejorar la imagen que se tiene de la juventud, alejando la percepción social de la gente más joven como fuente de conflicto social. Estos resultados tan positivos son consecuencia de uno de los principales objetivos del proyecto: promover la participación e implicación de la juventud en el tejido asociativo, comunitario y órganos de participación institucional ciudadana.

Y son los dinamizadoras y dinamizadores juveniles quienes acompañan a las personas usuarias en este proceso de crecimiento y empoderamiento, siempre a través de la escucha activa y la motivación.

Impulsar la prevención de conductas adictivas y de riesgo en la población juvenil es uno de los objetivos fundamentales de El Barrio más Joven. La perspectiva con la que trabaja es la de entender la prevención como el conjunto de acciones que tienden tanto a a detectar y reducir los factores de riesgo como a potenciar los factores de protección que deben tener un carácter educativo. Al fomentar entre la población juvenil herramientas de autogestión y organización en base a sus necesidades y demandas, se impulsa también una crítica hacia el consumo de drogas poniendo énfasis en la toma de decisiones y la responsabilidad personal, trabajando los riesgos directos y las consecuencias que acarrea.

Y entre las herramientas de trabajo que emplea el proyecto el Barrio más Joven para conectar con sus protagonistas, pero también para llegar más lejos, se encuentran de manera significativa las redes sociales para dar a conocer sus iniciativas mediante una imagen constructiva de la juventud. Pero no se deja de lado el trabajo individualizado ni el trabajo presencial en grupo fomentando talleres, jornadas, encuentros o campañas de sensibilización.

El Barrio más Joven ya está aquí, la juventud vuelve a salir a nuestros barrios para hacerse oír y colaborar a hacer barrio, porque ellas y ellos también son vecindad y necesitamos seguir construyendo barrios intergeneracionales y solidarios.

Más información en: http://www.barriomasjoven.net