La entrada es libre hasta completar aforo previa recogida de invitación en la taquilla del centro, que estará abierta desde las 18:00 y se encuentra en la calle Felipe de Diego, 13.

La populosa Vallecas, madre adoptiva de los hijos del hambre y hermana de los disidentes y represaliados del franquismo, es hoy el paradigma de barrio contestatario e insurrecto. En sus calles, repletas de barro y miseria, nacieron las primeras asociaciones vecinales al calor de la unión y la solidaridad de sus gentes, que fueron a la postre la semilla de una nueva forma de lucha frente a la dictadura y demostraron su valía en el sistema democrático posterior. La remodelación de Vallecas, la ampliación del Metro, la modificación de la M-40, el Plan 18.000, el secuestro del autobús 57 o el gas para el barrio fueron algunas de sus conquistas. Un historia increíble que ahora narra en un magnífico libro uno de sus protagonistas, Pepe Molina, presidente de la Asociación Vecinal de Palomeras Sureste, responsable de Cultura de la FRAVM y fundador de Vallecas Todo Cultura.

El volumen, que llegará a las librerías el 18 de febrero, ha sido publicado por la asociación cultural Agita Vallecas, lo que supone un nuevo escalón en su empeño por conservar la memoria del barrio y un logro importante en la protección del legado histórico, en la medida en que algunos de los hechos registrados en sus páginas tuvieron un reflejo importante en muchas de las asociaciones y colectivos sociales de todo el país.

Vallecas, uno de los barrios más reconocibles fuera de sus fronteras e incluso en el extranjero, guarda en su memoria capítulos tan relevantes como el de sus reivindicaciones y luchas contra el poder establecido. Luchas, en la inmensa mayoría de casos, por la mejora de la vida de sus vecinos y vecinas, a los que se fueron sumando históricamente miles de inmigrantes venidos de Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura, etc. Luchas mucho más relevantes si cabe, en su dimensión solidaria y colectiva, pues fueron organizadas, protagonizadas y apoyadas por una masa muy importante de sus habitantes.

En palabras de Luis R. Aizpeolea, uno de los prologistas del libro, “había en aquellos líderes surgidos de la clase obrera una convicción y una dignidad que eran un auténtico escudo contra el miedo”.

Hablar de Pepe Molina Blázquez es hablar de la historia y memoria viva de Vallecas. Vecino del barrio durante décadas, no solo ha formado parte activa del mismo a través de la Asociación Vecinal de Palomeras Sureste, sino que también ayudó a fundar Vallecas Todo Cultura, una entidad que desde hace años se esfuerza, con notable éxito, por mantener un archivo histórico vallecano. Pero también es hablar de la memoria viva del movimiento vecinal de Madrid, en el que milita desde hace más de tres décadas. En la FRAVM siempre se ha mostrado muy preocupado y activo en la preservación de la historia de ese movimiento, conservando todo tipo de documentos procedentes de las asociaciones vecinales de la región.

Vallecas en lucha, de 320 páginas, incluye prólogos de los periodistas Luis R. Aizpeolea y Antonio Luquero y epílogos del arquitecto Mariano Calle y del músico y poeta Luis Farnox, quienes también vivieron esta historia de primera mano. Acompañan esta edición una serie de fotografías y documentos de la época. En palabras del propio Pepe Molina, el libro “es un ejercicio de recuperación de la memoria histórica, de reconocimiento del papel protagonista de las asociaciones de vecinos y de los cientos de mujeres y hombres que dieron lo mejor de sí en beneficio de los demás”.

Para cualquier consulta o petición sobre el volumen puedes contactar con Agita Vallecas en el mail agitavallekas@gmail.com o el teléfono 918331457.