El acto tuvo lugar a las 18,30 h frente al centro de salud Eduardo Marquina y también tenía como objetivo denunciar las consecuencias de la privatización de la sanidad pública: el incremento de las listas de espera, que han llegado a alcanzar los 19 días para una cita con el médico de cabecera y la falta de profesionales, sobre todo de auxiliares administrativos y pediatras. A este respecto, la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel, promotora del evento, recordó que desde hace dos años no hay un sólo pediatra en el centro de salud de Comillas, que atiende a 25.000 personas, más del doble del que le corresponde.

La entidad vecinal se opone también a que trasladen a la población del distrito al centro de especialidades privatizado de Pontones y exige que construyan un centro público de especialidades en el distrito. En la actualidad sólo existe un centro de estas características que presta servicio a los más de 248.000 vecinos de Carabanchel. Exige, asimismo, que la Comunidad de Madrid construya cuatro centros de salud públicos en las cuatro parcelas que el Ayuntamiento de Madrid ha cedido a tal efecto.

Por otro lado, la Coordinadora volvió a exigir a la Comunidad de Madrid que construya cuatro centros de salud en las cuatro parcelas que el Ayuntamiento de Madrid ha cedido a tal efecto en las calles Antonio Leyva (barrio de Comillas), en la vía Lusitana (barrio de Abrantes), en el paseo 15 de Mayo y en el PAU de Carabanchel, un barrio que superará los 40.000 vecinos y que carece de centro de salud.