La A.V. de Carabanchel Alto instaló ayer una mesa informativa en la puerta de la biblioteca clausurada del C.C. García Lorca en la que repartieron un dossier ‘con los despropósitos e incumplimientos de las administraciones local y regional sobre la biblioteca del barrio’. Representantes de la asociación anunciaron, además, que los vecinos remitirán una carta al alcalde de Madrid exigiendo la reapertura de la biblioteca y que recordarán a la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, ‘su promesa de proporcionar fondos y personal para mantener el servicio de préstamo’ a través de tarjetas postales en cuyo anverso se reproduce un recorte de prensa que recoge el compromiso hecho público por Esperanza Aguirre con los vecinos ante los medios de comunicación.

“Hasta ahora -denuncia la asociación en una nota de prensa difundida el pasado martes-, ni las 4.500 firmas presentadas por los vecinos, ni el escrito de apoyo de un centenar de intelectuales, ni el convenio entre Ayuntamiento y Comunidad para potenciar las bibliotecas de Madrid han servido para parar el cierre de esta biblioteca. El Ayuntamiento excusa el cierre con la apertura de una biblioteca en otro barrio, justificando así el alejamiento de la lectura de los más de 40.000 vecinos de Carabanchel Alto, en una de las ciudades con menor implantación de bibliotecas tanto de España como de Europa”. La asociación señala que el consistorio de Ruiz-Gallardón se contradice diciendo que la biblioteca de Carabanchel Alto es demasiado pequeña para dar un servicio de préstamo adecuado (200 metros cuadrados) “mientras inaugura a bombo y platillo Bibliometros de 30 metros cuadrados, donde sí se da servicio de préstamo” y recuerda que la presidenta Esperanza Aguirre tampoco ha cumplido hasta el momento su programa electoral, que incluye la creación de una biblioteca regional de distrito en terrenos del barrio de Carabanchel Alto.