La compañía se encuentra en el número 77 de la avenida de San Luis. Los vecinos y vecinas insisten en que el problema no se debe a la sobrecarga, sino a una reducción de potencia por parte de Naturgy en las torretas que suministraban energía a la zona de las viviendas, ya sea por orden o por autorización de las administraciones.

Después de tres meses demandando soluciones siguen en el mismo punto, en una misma situación que afecta a la salud y pone en riesgo la vida de 4.000 personas, que a temperaturas bajo cero no tienen con que calentarse en plena pandemia, pese a las recomendaciones y advertencias de los altos comisionados de la ONU, del Defensor del Pueblo, del Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil sobre la vulneración de derechos que están cometiendo. Se calcula que el cor te de luz que padece el barrio afecta a unos 1.800 menores de edad, algunos de los cuales han tenido que recibir asistencia médica por hipotermia o intoxicación en los días pasados.

Por todo ello, las asociaciones vecinales Sector 5 y Al Shorok-Amanecer y las asociaciones culturales Amal y Tabadol se concentrarán el lunes 4 de enero ante la sede de Naturgy para exigir el restablecimiento del suministro eléctrico.