Tal y como trasladaron los delegados vecinales al concejal de Hacienda Pedro Atienza y al director general de Urbanismo Fernando Rodríguez, “tras más de 6 años de demora y varios gobiernos municipales de distinto signo político (PP antes y PSOE ahora) no está justificada esta mala gestión que repercute exclusivamente en los bolsillos de los vecinos”. Rodríguez informó que ya han sacado los expedientes que estaban archivados para empezar a tramitar las cantidades adeudadas. “¡Ya está bien! Poca celeridad tras seis años con los expedientes “congelados”, indican las dos asociaciones vecinales en un comunicado.

El adeudo de los pagos de las subvenciones de los años 2009 y 2010 no fue el único tema que aquellas abordaron en el encuentro. Tal y como indicaron, para ellas es prioritario también “resolver la aplicación de la tasa por uso de suelo público para la instalación de ascensores, ya que por acuerdo de pleno se acordó en 2014, a instancias de estas asociaciones de vecinos, un precio único para todas las comunidades de 100 €/año; este precio se está aplicando desde entonces a las nuevas instalaciones, no a las antiguas, algunas de las cuales son obligadas a abonar hasta 2.500€ al año”. Los representantes del Consistorio se comprometieron a convocar una reunión con todas las comunidades de vecinos afectadas para cambiar la fórmula administrativa y que todas tengan el mismo trato.

“Estas son las causas pendientes históricas que tiene el Gobierno municipal para con los vecinos de los barrios viejos, pero las asociaciones vecinales ponemos sobre la mesa la necesidad de una verdadera política de rehabilitación de viviendas, necesaria para revitalizar los barrios viejos, posibilitar que las personas mayores se mantengan en sus hogares con dignidad, y también y no menos importante, para dinamizar el desarrollo local mediante la creación de empleo en el sector de la construcción”, sostienen en el citado comunicado.

En la reunión, ante la propuesta vecinal de incluir en los próximos presupuestos nuevas partidas para subvencionar a las comunidades de vecinos en la mejora de viviendas e instalación de ascensores, los responsables municipales indicaron, para sorpresa de las asociaciones, que no lo tienen previsto, “porque este Gobierno tiene otras prioridades”. “Ya nos gustaría conocer cuáles son esas prioridades porque los vecinos todavía no hemos visto ninguna mejora” se quejan las entidades ciudadanas.

“Mientras están paralizadas todas las obras de mejora de los colegios y las instalaciones deportivas municipales, mientras seguimos sin una bolsa de viviendas sociales, cuando en Leganés se dan varios desahucios al día, mientras las calles de los barrios no se mantienen en condiciones, nuestras calles no se asfaltan, etc., etc., ¿Dónde están las prioridades de este Gobierno? Lo único que se ha acordado hasta ahora, y eso sin estar en su programa electoral, son 18 millones para dos rotondas, algunas subvenciones a entidades privadas y algunos otros millones para sentencias para “tapar” la mala gestión de los máximos responsables en los últimos años en este ayuntamiento. Esto nos suena a lo de siempre. La ciudadanía tapando los agujeros que provocan los que gobiernan, mientras éstos gestionan el dinero de todos sin acordarse de quien lo pone. ¿Hasta cuándo? Los vecinos y vecinas de Leganés ya hemos esperado mucho tiempo. Si no se acuerdan de los ciudadanos, tendremos que hacer ruido en la calle para hacernos visibles y hacernos oír”, amenaza el movimiento vecinal.

“Las asociaciones de vecinos vamos a seguir proponiendo medidas y ayudas para favorecer la accesibilidad, la supresión de barreras, la mejora y adaptación de nuestras viviendas. Nosotros si que creemos que esta debe ser una prioridad” concluyen las entidades de San Nicasio y Barrio Centro en su comunicado.