El pasado 7 de marzo representantes de la A.V. Carabanchel Alto se dieron cita con el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo. No hubo posibilidad de entendimiento. Durante la entrevista, que duró aproximadamente dos horas, la asociación de vecinos exigió la inmediata retirada de los parquímetros de su barrio. Calvo, por su parte, propuso un estudio sobre las mejoras del SER en la zona y un cambio en el horario de la aplicación del servicio de manera que se ampliara hasta la noche, cuando los vecinos tienen más problemas para aparcar, y se recortara durante el día. Los representantes vecinales no aceptaron la propuesta, argumentando que la implantación de los parquímetros no sólo se ha llevado a cabo en “las zonas centrales de la ciudad que concentran los núcleos comerciales y de servicios, sino también en barrios residenciales de trabajadores, reduciendo además las plazas disponibles. Esta implantación se ha querido imponer sin justificación alguna, sin consulta previa a los vecinos, y, lo que es más grave, con engaños, afirmando que se hacía `atendiendo a las numerosas peticiones vecinales´, lo que se ha demostrado radicalmente falso”. Ante la falta de acuerdo, se dio por finalizado el encuentro. Días más tarde, el lunes 13 de marzo, representantes de las asociaciones de Casco Antiguo de Carabanchel Bajo, La Flor del Barrio del Pilar y la Unión de Hortaleza y Francisco Caño en representación de la FRAVM acudieron a una segunda reunión en la que plantearon una moratoria para la implantación del SER en sus barrios. Calvo anunció que ese extremo no está sujeto a negociación y que, tal y como estaba previsto, el próximo 1 de abril los parquímetros comenzarán a funcionar en Carabanchel, Hortaleza y Fuencarral. El concejal de Movilidad propuso constituir una mesa de trabajo en la que se analice el sistema de implantación de los parquímetros. Entre tanto, los vecinos de Fuencarral-El Pardo ocupaban varias calles de su distrito exigiendo la retirada de las “rayas azules y verdes” del SER por”injustas e innecesarias”. Los de Carabanchel, por su parte, se reunirán mañana en asamblea con vecinos y comerciantes para dar cuenta de la reunión celebrada con el Ayuntamiento y valorar las futuras acciones a emprender.