La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Ecologistas en Acción y la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid vienen desarrollando, desde 2008, una campaña en defensa de la calidad del aire, acompañada de actos informativos en los barrios y acciones de protesta en aquellas zonas donde se dan mayores índices de contaminación.

En medio de la polémica nacional sobre la nociva calidad del aire en Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades, cuando han debido intervenir la Fiscalía, la Guardia Civil a través del SEPRONA para “convencer” a las autoridades, cuando España ha sido llevada ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por incumplir, desde 2005, reiteradamente las normas de calidad del aire, cuando la Estrategia local de calidad del aire de la ciudad de Madrid 2006-2010 ha sido un rotundo fracaso y las medidas paliativas inexistentes, la FRAVM vuelve a reiterar:

1. Que los índices se contaminación se ofrezcan a diario en la página web municipal y de modo comprensible para los ciudadanos.2. Que se restituyan las estaciones del eje de la Castellana, Atocha, plaza Luca de Tena y aeropuerto de Barajas, que permiten comparaciones históricas.

3. Que se elabore —en lugar de demandar una irresponsable moratoria— un plan de reducción de emisiones efectivo y acorde a los dictámenes de la Unión Europea, el obligado plan de emergencia para situaciones anticiclónicas y los imprescindibles planes de movilidad sostenible en colaboración con las entidades ciudadanas.

4. Que se considere, además de la contaminación producida por el tráfico de vehículos a motor, la derivada del tráfico aéreo, pues el consumo de keroseno en las operaciones de aterrizaje y despegue (600 litros en 3 segundos) es, únicamente en el aeropuerto de Barajas, un 10% superior a la de todos los vehículos pesados censados en la Comunidad de Madrid que circularan por las nacionales 1 y 2 y la A-10, y ascendió en 2010 a 275,7 millones de litros.