El 20 de julio pasado los vecinos de Virgen del Puerto se concentraban contra la tala de decenas de árboles provocada por las obras de remodelación de la M-30 a su paso por la ribera del río Manzanares en el distrito de Arganzuela. Les acompañaban los concejales socialistas del Ayuntamiento de Madrid, Óscar Iglesias y José Manuel Rodríguez y la portavoz de IU, Inés Sabanés. La Policía Municipal, en su intento de disolver la concentración, utilizó porras extensibles y gases no reglamentarios contra vecinos y concejales que fueron acusados después por el Ayuntamiento de resistencia a la autoridad e incitación a la violencia.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) denuncia la desproporcionada actuación policial y apoya a vecinos y concejales ante el inminente juicio, que tendrá lugar el próximo lunes 7 de noviembre, en tanto ejercían, de forma pacífica, su legítimo derecho a manifestarse.