Tras muchos años de lucha, intensificada en los últimos meses, el viernes 11 de junio la presidenta de la Comunidad de Madrid recibió, junto al Consejero de Transportes, a una delegación de la Asociación de Vecinos y de la Plataforma PAU de Carabanchel. En el encuentro, la Comunidad de Madrid comunicó su compromiso de que en esta legislatura Carabanchel Alto tendría una estación de metro en su casco antiguo (junto a los terrenos militares de Carabanchel Alto) y que, también en esta legislatura, darían comienzo las obras para la ampliación de la línea 11 hasta la parte central del PAU, cuya estación difícilmente podría estar abierta antes de las próximas elecciones autonómicas de 2007 (por un problema de plazos), pero sí pocos meses después.

Con este anuncio se da satisfacción tanto a la reivindicación de más de 20 años de los vecinos de Carabanchel Alto como a la de los nuevos vecinos del PAU que desde el principio se solidarizaron con los del casco antiguo asumiendo que el metro debería llegar cerca de sus casas, después de pasar por el casco antiguo.

En estos momentos, nuestro compromiso consiste en estar vigilantes para que esta promesa se cumpla y conseguir en un futuro próximo que la línea 11 se amplíe hacia el sur (La Fortuna o Metro Sur) y hacia el norte con la conexión rápida al centro de Madrid (Atocha Renfe). Sólo de esta manera será realmente útil la conexión con la red de metro que ahora conseguimos.

Una vez más podemos afirmar que con la lucha se alcanzan mejoras en el barrio. Todas las vecinas y vecinos del Carabanchel Alto, del antiguo y del nuevo, podemos sentirnos orgullosos de haber conseguido que las instituciones den respuesta a una necesidad de nuestro barrio.