El pasado 3 de febrero representantes del los representantes de la iniciativa Espacio Vecinal de Arganzuela (EVA) y de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) se reunieron con responsables de las áreas de Participación Ciudadana y de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid. En sus agendas, la reivindicación defendida por más de 30 colectivos de Arganzuela (asociaciones vecinales, AMPA, colectivos culturales…), que reclaman la cesión temporal del Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi para el desarrollo de sus actividades, una propiedad municipal que lleva años abandonada y sin perspectivas de uso inmediato.

El pasado 4 de noviembre, la treintena de colectivos agrupados en el Espacio Vecinal de Arganzuela presentó al Ayuntamiento de la capital un elaborado proyecto que demandaba la cesión temporal del mercado para acoger la intensa actividad vecinal, social y cultural que antes se desarrollaba en el Centro Social La Traba, el único espacio público desalojado y demolido sin alternativa el pasado mes de agosto.

La respuesta del Ayuntamiento en el encuentro celebrado ayer fue que “no hay disponibilidad patrimonial” en todo el distrito de Arganzuela para acoger el proyecto. “Curiosamente –apuntan los colectivos –, el Área de Gobierno de Economía y Participación Ciudadana está construyendo ahora su nueva y lujosa sede ocupando precisamente un edificio municipal próximo al Mercado que el Plan Especial de Madrid Río destinaba a paliar la falta de equipamientos para los vecinos: una biblioteca y un centro cívico”.

Los representantes del Espacio Vecinal solo reivindican un uso temporal del Mercado “para no condicionar a quienes asuman el gobierno de de la ciudad dentro de cuatro meses” garantizando “la buena conservación del inmueble y la reversibilidad del proceso en caso de no ser valorado positivamente por la administración”. La propuesta no fue siquiera debatida. Es decir, el Ayuntamiento prefiere tener un espacio vacío y abandonado con un servicio de vigilancia que utilizado por la ciudadanía.

En la asamblea que los representantes vecinales llevaron a cabo después del encuentro con el Ayuntamiento acordaron intensificar las movilizaciones y la organización de actividades sociales y culturales frente a las puertas del Mercado. El mercado de Legazpi, recuerdan, “es patrimonio histórico de todos los madrileños, no de los responsables de turno del Ayuntamiento, y su destino no puede ser en ningún caso decidido a espaldas de los ciudadanos”.

En el proyecto Espacio Vecinal Arganzuela están implicados más de treinta colectivos, desde asociaciones vecinales a arquitectos, movimientos sociales y AMPA, que agrupa a una parte importante del tejido ciudadano más activo de Arganzuela.