Casi dos millones de personas participaron en la consulta sobre la gestión de la educación pública celebrada en el conjunto del Estado entre el 23 de septiembre y el 27 de octubre. A juicio de la Plataforma en Defensa de la Educación Pública este ‘apoyo masivo’ se debe a que la sociedad española está ‘poco acostumbrada a expresar su opinión mediante consultas organizadas por la propia sociedad (…) dado que muchos representantes políticos actúan como si el papel de los ciudadanos fuera exclusivamente votar un día cada cuatro años’.

A pesar del ‘intento de boicot por parte de responsables políticos’, al menos 1.781.191 personas participaron en la consulta, de las cuales el 99,10% manifestaron su rechazo a los recortes en educación y el 98,32% se posicionaron en contra de las políticas educativas del Gobierno central y de muchos autonómicos, rechazando específicamente la LOMCE y el Real Decreto de becas vigente.

Representantes de la plataforma, integrada por sindicatos, organizaciones de estudiantes, de asociaciones de madres y padres y entidades ciudadanas, consignaron el 14 de noviembre los resultados en el registro de Moncloa, donde ningún responsable político recibió a la comitiva, un gesto que “demuestra el respeto que tienen por la comunidad educativa”, en palabras del presidente de CEAPA, Jesús María Sánchez.

En su comparecencia ante los medios, los delegados de la plataforma exigieron ‘la retirada inmediata de la reforma educativa, la paralización de los recortes, la recuperación de la inversión perdida y el relevo del ministro de Educación y sus colaboradores’. 

Lejos de escuchar las reivindicaciones de las organizaciones más representativas de la comunidad educativa pública, el Gobierno ha incorporado, en el transcurso de la tramitación de la ley, algunas enmiendas que permite, por ejemplo, que los centros que educan por sexos no tengan que ‘justificar de forma objetiva y razonada’ ese modelo de enseñanza para optar a los conciertos.

En todo caso, la consulta ciudadana es solo una etapa del programa de movilizaciones que la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública tiene previsto desarrollar los próximos meses hasta que se atiendan “las demandas de los ciudadanos y dejen de atacar el derecho a la educación que tenemos todos y todas”. La primera de ellas la manifestación que recorrerá las calles del centro de la capital, desde Neptuno hasta Atocha, el 20 de noviembre a las 18h.